El asesor principal de HKND, Bill Wild, afirmó que el Estudio de Impacto Ambiental y Social (EIAS) realizado por la empresa ERM durante dos años sobre la Ruta 4 del Gran Canal Interoceánica de Nicaragua, determinó que su construcción tendrá un impacto positivo neto.

Wild, en entrevista a El Nuevo Diario, explicó que esa fue la conclusión del estudio de impacto, el cual es compuesto por una serie de investigaciones y líneas de base en la que participaron al menos 500 especialistas.

“El EIAS determina que el Gran Canal cumplirá con los estándares internacionales consignados en el tratado de Principios del Ecuador y también determina que si logramos mitigar, controlar y compensar los impactos, entonces el Canal al final tendrá un impacto positivo neto, es decir, el resultado final del impacto ambiental y social es más alto que los impactos negativos”, manifestó.

El proyecto, cuyo costo económico se calcula en 50 mil millones de dólares, se desarrollará en la Ruta 4 porque es la que resguarda de mejor manera la Reserva Biológica Indio Maíz y causa menos impacto a las comunidades y territorios indígenas.

En total, se prevé que menos de 7 mil familias sean afectadas en toda la ruta canalera. Sin embargo, explicó que para las familias que se vean afectadas se les ofrecerá la posibilidad de trasladarse a nuevas viviendas ubicadas en villas que serán construidas con todos los servicios básicos o podrán recibir una compensación monetaria según el valor de sus propiedades a precios de mercado.

Este año iniciará construcción de puerto en el pacífico

Bill Wild manifestó que mientras el Gobierno analiza y aprueba el EIAS, ya dio inicio el diseño preliminar del puerto en Brito, Rivas, el cual se comenzará a construir a final de año.

“En los próximos meses, vamos a empezar la perforación en el campo y estudios de las tierras más detallados, que incluirán análisis del movimiento sísmico. Todos esos estudios son paralelos al diseño preliminar y de referencia para el canal”, explicó Wild.

Prepararán planes de manejo frente a riesgos

Wild mencionó que el mayor desafío que plantea la construcción del Canal Interoceánico es el manejo de las excavaciones cerca de la cuenca del Río Punta Gorda, porque es una zona donde siempre está lloviendo. Sin embargo, explicó que se están preparando planes de manejo para enfrentar cualquier situación que represente un riesgo real para el proyecto.

Escuchando a la gente y tomando en consideración sus propuestas

El ejecutivo de HKND afirmó que parte de los ajustes que se hicieron sobre la ruta canalera obedecen al principio de escuchar a la gente y tomar en consideración sus propuestas.

“En el diseño original del puerto en Brito, el canal empezaba en la desembocadura del río Brito, que destruiría el área de los manglares. Lo que hicimos fue mover el puerto hacia tierra, hacia el interior, y evitar la desembocadura del río Brito, así como una buena parte de los manglares. Luego consideramos los comentarios e informes de un taller realizado en Miami por un grupo de expertos, donde recomendaban mover el punto de inicio del canal en Brito todavía unos 300 metros más hacia el sur, para evitar una mayor área de manglares. Eso es importante porque es una costa muy linda, donde hay manglares, hay un río y también hay gente viviendo cerca de allí”, explicó.

De la misma manera, mencionó que en la zona de San Miguelito, se evitó tocar la zona de los humedales y la ruta no pasará por la Comunidad El Tule.

“Esto provocó un incremento de costo en 700 millones de dólares, sin embargo, el hecho de mover la ruta en Brito allí nos abarata los costos, porque ya no se construirá el puerto mar adentro sino tierra adentro. De alguna manera creemos que eso compensa. Notificamos al grupo Ramsar que vamos a ayudar a restaurar esa área de humedales, pero aún no recibimos sus recomendaciones”, comentó.

En el Caribe, Bill explicó que la ruta del canal se ubicó más al norte para afectar lo menos posible la desembocadura del río Punta Gorda.

Estamos comprometidos en proteger el Lago de Nicaragua

El asesor de HKND, Bill Wild, afirmó que la empresa concesionaria está comprometida en no afectar el Lago de Nicaragua, sino en protegerlo.

“El lago es una de las preocupaciones más grandes de la gente”, afirmó Wild. En ese sentido, reiteró que “el agua que usaremos en el Canal, lo que haremos será contener el agua que fluye al Caribe por el río Punta Gorda. Además, gracias a los estanques de ahorro de agua en las esclusas no se afectará el nivel del lago”.

Además, explicó que en la construcción del canal se está tomando en cuenta la fluctuación anual del nivel del lago en cada estación climática, para asegurar una cantidad extra de agua que requieran las operaciones normales del canal, sobre todo para estar listos ante la amenaza del niño.

También mencionó que para la extracción de material en el lago se usará un sistema de succión con tubos gigantes que absorben la sedimentación como aspiradora.

“Así aseguramos que el material extraído no se suelte dentro del lago y que no cause sedimentación, turbulencia y no afecte la calidad del agua. El resto de material más sólido extraído del lago será colocado como barrera, a los lados de la ruta succionada dentro del lago”, expuso.

Deforestación un problema severo

Finalmente, Wild consideró que uno de los problemas más severos que se plantean para el desarrollo del Canal es el nivel de deforestación en el país.

“Si no hacemos nada ahora, en 20 años, manteniendo esos niveles de deforestación, todos los bosques y las reservas desaparecerán de Nicaragua, incluso la preciosa Reserva Indio Maíz, que es la única que aún tiene buenas condiciones”, valoró.

Ante ese panorama, indicó que HKND contribuirá con crear un programa de reforestación masiva en toda la zona de las cuencas de los ríos a lo largo de la ruta del canal, para proteger las reservas Indio Maíz y Punta Gorda y el corredor biológico mesoamericano.

Wild aseguró que HKND facilitará al Gobierno recursos financieros para hacer patrullajes y evitar que la gente emigre a las reservas, y a las personas que residen en esas áreas boscosas se les ofrecerá un programa voluntario de reasentamiento.