Identidad, color, textura, diseño y creatividad, caracterizaron los productos ofertados este fin de semana por pequeños artesanos de todo el país, quienes se dieron cita en la feria del Tiangue “La Fe”, en la capitalina Avenida de Bolívar a Chávez.

Artesanos del archipiélago de Solentiname, San Juan del Sur, Monimbó, Estelí, Matagalpa, San Juan de Oriente, todos ofertaron sus mejores piezas elaboradas desde sus propias localidades, a precios solidarios para las familias nicaragüenses y turistas extranjeros.

Desde San Juan del Sur (Rivas), el artesano Luis Avendaño Narváez, trajo a ofertar a Managua, sus ingeniosas lámparas eléctricas, diseñadas con caracoles naturales del mar.

Explicó que estos productos atractivos, los elabora con madera, arenilla, conchas y caracoles que los mismos buzos de San Juan del Sur, extraen del fondo marino, y que luego él recicla para convertirlos en verdaderas obras de arte utilitario.

Por su parte, la artesana Paula Estrada, vino desde San Miguelito, a exponer sus curiosos productos elaborados con la tradicional jícara. Esta emprendedora mujer, asegura que lo peculiar de su obra, es que impregna en cada pieza bellos grabados, paisajes, flora y fauna del Río San Juan de Nicaragua.

“El grabado es un trabajo minucioso, los dibujos provienen de mi propia imaginación. Son generalmente pececitos; pero también dibujo monos, ardillas, lapas, perros, armadillos, todo lo que se me viene a la mente, lo reproduzco en estas jícaras”, expresó para El 19 Digital.

Paula asegura que desde hace más de veinte años, viene retratando la naturaleza de nuestro bello país, pero sobre todo los animales del bosque. Al traer estos productos al Tiangue La Fe, en Managua, explica que ha logrado intercambiar experiencias con otros artesanos, y con mucha gente interesada en su labor artística.

“Para nosotros estas ferias son un gran apoyo. Antes yo hacía este mismo trabajo y prácticamente lo regalaba, porque no tenía un mercado ni un lugar para venderlo. Pero ahora todos los fines de semana, venimos a este tiangue, y ofertamos nuestros productos a precios bajos”, sostuvo.

Otras obras de gran atractivo, expuestas este fin de semana en el Tiangue La Fe, fueron las enormes balsas de Maynor Suárez. Otro artesano del majestuoso Río San Juan. Desde los trece años se dedica a tallar estas embarcaciones de colección, y asegura que le ha ido muy bien al traerlas a ofertar en Managua.

“Tratamos de darle un toque clásico y antiguo a las balsas, y por eso han tenido bastante aceptación durante la feria. Estos espacios son muy buenos, porque nos ayudan a desarrollar nuestros productos, porque además aquí vienen muchos turistas tanto nacionales como extranjeros”, expresó.

Manuel de Jesús Pérez, un esteliano con mucho entusiasmo y carisma, también tuvo muy buenos resultados al ofertar sus bisuterías y manualidades en la capital. Coloridas cadenas, llaveros, pulseras, y todo tipo de prendas, tuvieron gran aceptación por las familias que visitaron el Tiangue La Fe.

“Estas ferias, son algo bueno que no se ha visto con otros Gobiernos, y ahora el Presidente Daniel y la compañera Rosario, nos dan la oportunidad de darnos a conocer desde esta vitrina. Esta feria es una puerta abierta para el comercio de los pequeños productores y artesanos, y nos ha traído grandes beneficios”, manifestó el productor la tarde del domingo.

Al asistir al Tiangue La Fe, las familias nicaragüenses y los turistas extranjeros, además de comprar los bellos productos de nuestros artesanos, también pueden disfrutar de la buena gastronomía típica y una alegre y colorida carta cultural para pequeños y adultos.