Al menos 224 personas murieron en Pakistán este fin de semana por una ola de calor que afecta fundamentalmente a la provincia de Sindh, en el sur del país, donde las temperaturas alcanzan los 45 grados, informaron hoy las autoridades.

"Ayer registramos 85 muertos y hoy otros 50", dijo el director adjunto del Centro de Posgraduado Médico Jinnah, Seemin Jamali.

En el Hospital Civil de Karachi el número de muertos ascendió hoy a 37, afirmó el superintendente del centro médico, Saeed Qureshi.

Por su parte, el Hospital Abbasi Shaheed de la ciudad registró 30 fallecidos ayer y 14 hoy, indicó el superintendente del centro, Imran Samdani.

En el resto de la provincia murieron otras 8 personas, afirmó el secretario de Salud del Gobierno regional de Sindh, Saeed Mangnejo.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán expresó en un comunicado su alarma por el alto número de muertos a causa de la ola de calor y pidió la urgente intervención de las autoridades para prevenir más fallecimientos.

El Gobierno ha puesto en estado de emergencia los hospitales de Karachi y se han cancelado las vacaciones del personal médico.

Según los meteorólogos está previsto que el calor continúe durante los próximos dos días y que las lluvias aparezcan a última hora de mañana, lo que bajará las temperaturas, dijo a la agencia Efe el portavoz del Departamento de Meteorología de Pakistán, Muhammed Hanif.

Las olas de calor son frecuentes en el subcontinente indio en los meses de mayo y junio, que preceden a la llegada de las lluvias del monzón.