Al aproximarse las festividades en honor a Santo Domingo de Guzmán, se realizó una misa en el Colegio Pureza de María, donde además se reflexionó junto a los devotos y cargadores sobre la trascendencia histórica del Santo.

El historiador Clemente Guido, director de patrimonio histórico de la comuna capitalina, fue el encargado de evocar parte de la historia de Santo Domingo de Guzmán, que lo llevó a ser un intermediario de Dios para los Managuas.

“Esta pastoral nos demuestra la evangelización de la religiosidad popular, destacando la participación de los cargadores, siendo el elemento fundamental de estas fiestas tanto en Managua como en las Sierras”.

“Hoy me tocó impartir una charla sobre la historia del origen de las fiestas patronales. Las fiestas se remontan a principios del siglo XIX después de 1824. El milagro del bosque es verdadero, lo que no se sabe es la fecha exacta; parte de esa historia es desconocida, por eso vengo a compartir con los cargadores y los devotos esa información”, agregó.

Boanerje Carballo, párroco de la iglesia Santo Domingo en las Sierritas, explicó que “estas actividades implican organizarnos, prepararnos físicamente y espiritualmente. Hoy vamos a tener una reflexión sobre la historia de la devoción a Santo Domingo acá en Managua, para que así le tomemos más conciencia de la grandeza y belleza de las fiestas de Santo Domingo de Guzmán”.

“Queremos aprovechar la ocasión para que los Managuas y devotos de Santo Domingo nos preparemos para celebrarlo con devoción”.

Julian Duarte, cargador tradicionalista, resaltó que el comité está trabajando para que más personas y sobre todo jóvenes conozcan sobre la importancia de esta devoción.

“Llevo veinte años de ser cargador. Esto es algo de fervor y no de licor. En el comité hacemos retiro para que la gente se acerque a la iglesia y las nuevas generaciones conozcan más sobre esta devoción”.

Reynaldo Guzmán, presidente Parroquial de Santo Domingo de Guzmán, manifestó que “Estamos viviendo con alegría todas estas actividades espirituales, recordando que Santo Domingo fue un hombre predicador, un hombre dedicado a Jesús y por eso debemos seguir esos pasos”.