Más de 20 mil personas se congregaron este domingo en Stonehenge, también conocido como “El Templo del Sol”, para celebrar el solsticio de verano.

Este reconocido sitio histórico, ubicado al suroeste de Inglaterra, tiene más 5 mil años de antigüedad y sirvió, además, para celebrar el solsticio de invierno (22 de diciembre), según el ancestral calendario druida.

La tradición de hace varias décadas es que las personas se reúnan en Stonehenge para recibir la época de verano, por lo que para estas fechas es permitido ingresar al anillo donde están ubicadas las misteriosas rocas.

El monumento prehistórico de Stonehenge, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986, es un semicírculo, y los arqueólogos nunca han podido confirmar si fue un círculo perfecto.

Este es, además, uno de los sitios más visitados del Reino Unido, pues recibe alrededor de un millón de turistas cada año procedentes de todo el mundo.

A pesar de su popularidad, la policía local dijo que las 23 mil personas que visitaron este año el sitio representan una baja significativa en relación a las 36 mil que lo hicieron el año anterior.