Contínua saliendo información tras el hackeo que recibió Sony a finales de 2014 y que supuso la filtración de datos personales de varios de sus miembros.

La nueva tanda de información, publicada por Wikileaks, hace referencia al acuerdo que la empresa firmó con Marvel para cederle los derechos de Spider-Man. Se trata de una serie de condiciones y restricciones firmadas por ambas compañías en 2011 con el objetivo de que "la casa de las ideas" pudiese disponer del hombre araña para sus películas.

Ahora, según informa Gawker, entre esas condiciones se encuentran algunas tan curiosas como la orientación sexual y raza del protagonista. Así, el acuerdo estipula que tanto Peter Parker como su alter ego deberán ser "blancos y heterosexuales", al menos mientras ocurra así en los comics.

Otras de las normas fijadas en el contrato, quizá menos polémicas, hacen referencia a la prohibición de fumar, decir insultos o mantener relaciones sexuales antes de los 16 ños. Todo con el objetivo de convertir al personaje en un símbolo de buen comportamiento.