La juventud – nuestro relevo generacional- paso a paso con alegría, entusiasmo, creatividad y fervor revolucionario está marcando el ritmo. Mientras aquellos hermanos ya cansados por los años ( combatientes y colaboradores históricos) caminan lentos y reviven en sus recuerdos aquella gran epopeya, los muchachos y muchachas se agigantan, trotan y corren jalando la historia hacia nuevos momentos.

Cuando miraba al Comandante Daniel y a la Compañera Rosario Murillo caminar junto a la muchedumbre de muchachos y el pueblo todo, vino a mi mente aquel momento de la historia de la Salvación, cuando Jahvé le dijo a Moisés: ¨Dile al pueblo que marchen¨ y fue esa acción de fe , de caminar en medio de lo imposible que permitió que el pueblo hebreo cruzara el mar rojo rumbo a  la Tierra prometida.

En nuestro caso –EL REPLIEGUE- más que un acto político, es una demostración de fe, es una reafirmación de la esperanza viva. Es una forma de decirles a nuestros héroes y mártires aquí estamos caminando, marchando pensando y viviendo por ustedes, reafirmando que la visión y la acción revolucionaria no se momifica, sino  que es dinámica y transformadora en el aquí y el ahora.

Mañana cuando  los que caminamos  hoy, ya no lo podamos hacer  por la vejes y porque ya nos hemos ido, siempre habrán miles de muchachos y muchachas que como cachorros sueltos seguirán marchando hacia nuevas victorias. Con ellos ahí estará la Revolución, ahí estará el Frente Sandinista de Liberación Nacional. LA MARCHA HACIA LA VICTORIA NO SE DETIENE.



Rev. Miguel Ángel Casco González

Presidente de la Coordinadora Evangélica-CEPRES