Un brote de hepatitis E amenaza con aumentar las desgracias del pueblo nepalí, luego de que las autoridades descubrieran la enfermedad entre cientos de mujeres hospitalizadas.

De acuerdo con las declaraciones de las autoridades sanitarias, la situación podría empeorar cuando comience la temporada de monzones y que debido a las lluvias aparezcan condiciones favorables para la propagación de la enfermedad.

Según el diario médico Lancet, decenas de miles de personas fueron diagnosticadas con alto riesgo de contraer hepatitis, enfermedad que afecta especialmente a seres vivos mal alimentados.

Lancet explica que las áreas afectadas por los terremotos presentan las condiciones perfectas -como enormes poblaciones con escaso acceso a agua potable, saneamiento y medicamentos básicos- para la propagación del virus.

En 2014 Nepal sufrió una epidemia de hepatitis que afectó a 10 mil personas.

Las autoridades sanitarias recomendaron a las comunidades realizar una estricta vigilancia de la evolución del virus que permita identificar casos de enfermedad y solicitar la vacuna oportunamente.

Solo China utiliza una vacuna eficaz contra el virus, aunque según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se necesita más seguridad para establecer el uso rutinario de la misma.

La hepatitis E afecta a alrededor de 20 millones de personas cada año en el mundo.

Para la mayoría de las personas, la infección sigue su curso con algunas complicaciones a largo plazo; los expertos aseguran que, por el momento, el brote podría cobrarse la vida de más de 500 mujeres en Nepal.

De acuerdo con la OMS, los síntomas típicos de la hepatitis incluyen ictericia, orina oscura y heces blanquecinas, dolor abdominal, náuseas y vómitos, fiebre y un enorme dolor de hígado.