Una inmensa marea de pequeños crustáceos de la especie Pleuroncodes planipes cubre desde la segunda semana de junio diversas zonas de la costa del sur de California (Estados Unidos), entre San Diego y Los Angeles. En varias de las playas afectadas, los crustaceos muertos cubren la arena a la espera de que las mareas o los servicios de limpieza procedan a su retirada.

Diversos expertos han indicado que la masiva presencia de estos crustáceos puede estar relacionada con las elevadas temperaturas del agua del mar en las últimas semanas, quizás provocadas por el fenomeno El Niño. Los crustaceos Pleuroncodes planipes son conocidos en California, en inglés, como red tuna crabs (cangrejos rojos del atún, a causa de su color y por ser un alimento común de los atunes), mientras que la denominación más común en México es langostilla roja.

El Instituto de Oceanografia Scripps, de la Universidad de California en San Diego, ha indicado que los primeros indicios de este varamiento masivo de crustaceos se produjo la primera semana de junio entre Ocean Beach y La Jolla.

"Por lo general este tipo de varamientos a gran escala se deben al aumento de las temperaturas en la clumna de agua en la que viven estas especies", ha explicado Linsey Sala, directora de la colección de especies pelágicas en el Instituto Scripps. Los expertos analizan ahora el alcance de esta marea de crustaceos comparando su densidad con la de otros incidentes documentados durante las últimas décadas.

Los Pleuroncodes planipes habitan principalmente en las costas oeste de Baja California y el golfo de California, miden hasta 13 centímetros de largo y en condiciones normales son comestibles; aunque en casos como el ahora detectado se recomienda no consumirlos por la posible acumulación de toxinas.