Los principales aeropuertos de Japón reforzaron los controles sobre personas procedentes de Corea del sur con el objetivo de evitar la expansión del brote de MERS, que afecta a ese país vecino.

Un protocolo impuesto por el Ministerio de Salud japonés, incluye información sobre el virus y la enfermedad, así como la notificación por parte de los viajeros, sobre si tuvieron contacto con sospechosos de padecer la dolencia, entre otras medidas, informa hoy la cadena NHK.

Por otra parte, trascendió que los japoneses compran máscaras quirúrgicas para protegerse boca y nariz, aún cuando no está confirmado si son eficaces.

Al respecto, Mitsuo Kaku, especialista en enfermedades contagiosas de la universidad de Tohoku, noroeste de Japón, indicó que "llevar la máscara no garantiza al usuario que vaya a escapar al virus, sin embargo, consideró que llevarla y lavarse las manos reduce la propagación de microorganismos.

A su vez, el director del Centro japonés de control y prevención de enfermedades, Norio Ohmagari, destacó que las máscaras solo deberían utilizarse una vez, pero las personas no las utilizan adecuadamente.

La agencia federal estadounidense para el control y la prevención de enfermedades explica que el aditamento sólo impide que grandes partículas lleguen a los pulmones, no así las pequeñas.

El primer caso de MERS en Corea del sur fue detectado el pasado 20 de mayo. Desde entonces 165 personas han contraído el padecimiento, de los cuales 23 han fallecido.

Tailandia registró ya un primer fallecido y en Alemania otro hombre murió por la misma causa.