Las inundaciones en el sur de Rusia han afectado a las localidades de Krimsk (donde se ha registrado la inmensa mayoría de las víctimas), Gelendzhik y Novorossiysk, a orillas del Mar Negro, y han causado al menos 151 muertos, según el último balance de víctimas realizado por las autoridades locales.

Aparte, 14 peregrinos rusos murieron y otros 22 resultaron heridos en el accidente de autobús ocurrido ayer domingo en la provincia de Chernigov, en el norte de Ucrania.

En cumplimiento del decreto presidencial, las banderas de Rusia serán arriadas mañana lunes tanto en el territorio ruso como en sus legaciones diplomáticas en el extranjero, según ha informado la agencia estatal de noticias rusa, RIA Novosti.