El sistema de producción consumo y comercio se reunió este miércoles con los productores de palma africana para evaluar los retos del sector de cara a aumentar la producción hasta alcanzar los niveles óptimos permitidos por las condiciones del país.

En Nicaragua se han establecido diálogos para crear los mecanismos que permitan elevar los niveles de competitividad del aceite de palma y con esta reunión se pretende avanzar en ese sentido.

“Todas las instituciones del Estado atienden beligerantemente las necesidades de los productores y hasta la fecha todas las expectativas que hemos planteado han sido atendidas”, refirió Marlon Pérez Miranda, gerente ejecutivo de la cámara de productores de palma.

Miranda señaló que parea que el crecimiento del sector avance al ritmo necesario requiere un marco normativo que permita la adquisición de insumos de manera ágil.

Parte de las alianzas para la prosperidad

Roberto Araquistain, viceministro del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA), aseguró que los esfuerzos de promover el cultivo de la palma africana corresponden al exitoso modelo de alianzas a para la prosperidad que promueve el gobierno con el sector privado.

“Estamos tratando de sacar adelante nuestras máximas aspiraciones de ser un país de alta producción, de baja contaminación y mejorar las condiciones ambientales de los sitios donde se está desarrollando estos cultivos”, expresó.

En este sentido aseguró que el acercamiento busca elevar la producción por unidad de superficie, reducir costos ambientales y económicos, además de permitir frenar el avance de la frontera agrícola.

“Nos está llevando a nuevos enfoques que nos permitan no desarraigar a los campesinos de sus fincas y convertirlos en socios, que podamos tener mejores ingresos y podamos obtener mejores ingresos y que podamos frenar las invasiones a las aéreas protegidas”, señaló.

El aceite de palma africana es el que más se vende en el mundo. La producción nacional tiene como principal mercado de exportación a México. Nicaragua siembra actualmente unas 20 mil hectáreas pero presta las condiciones climáticas para alcanzar dos millones de hectáreas según los estudios técnicos.