"Hemos hecho esfuerzos significativos para tratar de resolver la situación a través de los métodos políticos pacíficos. Obviamente no tuvimos éxito. Y no hay garantía de que lo vamos a lograr”, confesó Annan en una entrevista al periódico francés.

El plan pacificador propuesto por el premio Nobel de la paz buscaba cesar el fuego entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados, establecer un diálogo político entre los participantes del conflicto.

Annan reconoció además que "que el plazo de esta misión, así como mi papel en ella, no fueron definidos claramente"

El enviado especial de la ONU a Siria abogó para que Irán desempeñe un papel en la resolución de esta crisis.

“Rusia tiene una influencia aplastante (sobre el Gobierno sirio), pero no estoy seguro que sea el único país que determina los acontecimientos. Irán también es un jugador y debe ser parte del proceso de la regulación del problema. Tiene influencia y no debemos ignorarlo”, declaró Annan.

El mediador internacional para Siria llegó este domingo a Damasco, según informó su portavoz Ahmad Fawzi. Se trata de la tercera visita de Annan a Siria desde que fue designado en el cargo para intentar resolver la crisis que estalló en marzo de 2011.

Varios estados occidentales declararon que si fracasaba la misión pacificadora, tratarían de aprobar una resolución contra el régimen de Bashar al Assad, incluso emprender acciones decisivas sin la participación del Consejo de Seguridad, lo que según los expertos es una violación del derecho internacional.