Así se puso de manifiesto tras la vistosa ceremonia oficial de recibimiento, en el Palacio Presidencial, durante las conversaciones que sostuvo con el secretario general del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, y después con otros altos dirigentes del país.

Trong destacó la importancia de la visita de Raúl Castro como una continuidad de la que el anfitrión efectuó a Cuba, en abril pasado, cuando ambos suscribieron una declaración conjunta.

El mandatario cubano manifestó que la amistad de los dos países se fortalece por día, y que a lo largo del tiempo se han ayudado mutuamente ante las dificultades que se les han presentado a cada uno, y sostienen posiciones comunes en la mayoría de los temas.

Recordó su último viaje a Vietnam en 2005, cuando se celebraba el aniversario 30 de la gran victoria del pueblo vietnamita.

Al recibirlo el presidente de Vietnam, Truong Tran Sang, calificó de hito histórico la presencia aquí de su par cubano porque, dijo, impulsará mucho más las relaciones bilaterales integrales.

En una referencia evocadora, afirmó que los vietnamitas guardan muy profundo en su corazón la visita de Fidel Castro a una provincia recién liberada del sur, en 1973.

Raúl Castro se entrevistó también con el primer ministro Nguyen Tang Dung, al final de un intenso programa de trabajo.

Este lunes se reunirá con el presidente de la Asamblea Nacional, Nguyen Sing Hung, y rendirá tributo a los mártires de la guerra y al venerado Ho Chi Minh.