Subdelegaciones policiales de Centroamérica, México, el Caribe y Colombia, se encuentran en Nicaragua, formulando un modelo de inteligencia policial regional, a través del cual podrán intercambiar información y desarrollar operaciones comunes para hacer frente al narcotráfico y crimen organizado.

La mañana de este martes dio inicio este importante encuentro, mismo que reúne por tres días en Managua, a la misión de jefes, jefas, directores y directoras de las Subcomisiones de trata de personas, subcomisiones de antipandillas, subcomisiones de inteligencia y subcomisiones de Interpol.

Durante la inauguración, la Secretaría Técnica Permanente, distinguió con la medalla en oro ‘Francisco Morazán’, a Saúl Hernández, Jefe de la Oficina Regional de la Interpol para América Central, por su importante labor y contribución con estas instituciones.

La Presidenta de las Policías de Centroamérica, México, el Caribe y Colombia, Primera Comisionada Aminta Granera, indicó que en esta ocasión, este encuentro servirá para trabajar en la creación de este modelo de inteligencia policial regional.

“Queremos tener una sola forma de trasladar la información. Queremos tener un formato de traslado con la información, con un sistema regional”, expresó.

Intercambio de información y operaciones conjuntas

La Primera Comisionada Aminta Granera, quien también es Jefa de la Policía Nacional de Nicaragua, aseguró que desde ya, se ha generado un intercambio de información y operativos simultáneos entre las policías de la región, con excelentes resultados.

“Hemos venido desarrollando un intenso trabajo de coordinación, con el intercambio de información, planificando y evaluando operaciones regionales simultaneas, que nos han dejado resultados y experiencias positivas”, manifestó.

Aseguró que gracias a las 8 reuniones anteriores de preparación y evaluación y operativos regionales, se ha logrado en el combate de la trata de personas, a través de la Operación Esperanza 1, rescatar a 278 víctimas.

En relación al robo y hurto de vehículos, a través de la Operación Duplex, se desarticularon 14 estructuras que en la región; se recuperaron y se devolvieron a sus dueños 1 mil 135 vehículos robados; se ocuparon 2 mil 602 armas de fuego; y se capturaron 424 personas que fueron puestas a la orden de los tribunales.

En el combate al narcotráfico y crimen organizado regional, a través de la Operación Diamante, se logró asestar duros golpes; destacando la desarticulación de 33 estructuras internacionales y 563 estructuras internas de cada uno de los países de la región. Se incautaron 22 toneladas de cocaína y 1 de marihuana; y se decomisaron 11.5 millones de dólares.

“El modelo de trabajo de la Policía Nacional de Nicaragua, es diferente al del Triángulo Norte; nosotros hemos optado, desde el nacimiento de la Policía con la Revolución, de tener un trabajo cercano a la comunidad; es una Policía preventiva, proactiva, comunitaria, profundamente enraizada con la comunidad”, destacó Granera.

Modelo busca garantizar una Centroamérica más segura

El Subcomisionado de la Policía de El Salvador y Jefe de la Oficina Regional de la Interpol para América Central, Saúl Hernández, indicó que a través de estos encuentros de trabajo, se ha logrado garantizar una Centroamérica más segura.

“Lo que se busca es tener estrategias comunes, para garantizar ese ambiente de tranquilidad. Hay un modelo a seguir, y tiene que ver en áreas de prevención e investigación”, sostuvo el jefe policial.

Por su parte, el Subcomisionado Hugo Salvador Velásquez, Jefe de la División Interpol Honduras, refirió que desde estas subdelegaciones, se trabaja para fortalecer la labor operativa de las diferentes policías, e intercambiar información.

“Hacemos un análisis de los trabajos que se han venido haciendo en los diferentes países. Hemos manejado a través de la división de Interpol, tanto de Honduras como de Nicaragua, un intercambio de información”, refirió.

El subcomisionado, recordó el trabajo articulado que se hizo entre la Policía de Nicaragua y las otras policías de la región, para detectar a la banda de narcotraficantes ‘Los falsos Televisas’.

Para lograr detectar esta banda (Los falsos Televisas), hubo mucho intercambio de información. Ellos venían procedentes de México, atravesaban Guatemala, El Salvador, y entraban a nuestro país Honduras, y fue en Nicaragua donde fueron detectados”, destacó Velásquez, aludiendo a la importancia de contar con un modelo de inteligencia regional, en el que se trabaja actualmente desde Managua.