California está atravesando el cuarto año de una severa sequía que ha obligado a que las autoridades impusieran restricciones al consumo de agua doméstico por primera vez en la historia.

Con esta medida, que afecta a hogares, negocios, edificios oficiales y explotaciones agrícolas, se quiere conseguir unareducción del consumo de agua del 25% en todo el estado.

Aquellos que incumplen las restricciones y usan más agua de la que les corresponde, se enfrentan a multas.

Ello ha hecho que algunos propietarios de casas con jardín, ante la imposibilidad de poder regarlos, hayan decidido recurrir a una novedosa alternativa.

Están contratando los servicios de compañías como A Lucky Lawn, que se dedica a pintar el césped de los jardines de verde con pintura ecológica.