Un tribunal egipcio confirmó el martes la condena a muerte impuesta al derrocado presidente islamista Mohammed Morsi por una fuga masiva de la cárcel durante el levantamiento de 2011 que terminó llevándolo al poder.

El juez Shaaban al-Shami confirmó el fallo tras consultas con la autoridad religiosa del país, como exige la ley egipcia para los casos que incluyen la pena capital. La autoridad religiosa emite opiniones no vinculantes sobre esas sentencias.

El fallo será apelado de forma automática. El magistrado confirmó además las condenas a muerte para otros cinco líderes de la Hermandad Musulmana de Morsi que también están encarcelados.

En julio de 2013, el ejército derrocó y detuvo a Morsi, en medio de multitudinarias protestas exigiendo su dimisión.