En un comunicado emitido a las 13.15 hora local (18.15 GMT), el organismo indicó que Carlos se encuentra a 130 kilómetros al sur-suroeste de Lázaro Cárdenas (Michoacán) y a 280 kilómetros al sureste de Manzanillo (Colima).

El sistema, que ya causó una muerte en Jalisco, genera vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora con rachas de hasta 140 kilómetros por hora y se desplaza hacia el oeste-noroeste a 9 kilómetros por hora.

El SMN estableció una zona de prevención por efectos de huracán desde el oeste de Punta San Telmo (Michoacán) hasta Playa Perula (Jalisco).

Su circulación genera potencial de lluvias intensas (75 a 150 milímetros) en Michoacán, muy fuertes (50 a 75 milímetros) en Guerrero, Jalisco y Colima, así como fuertes (25 a 50 milímetros) en Nayarit.

El SMN alertó también de que habrá oleaje de 3 a 4 metros en las costas de Michoacán y Guerrero, así como de 2,5 a 3,5 metros en las de Jalisco y Colima.

El Sistema Nacional de Protección Civil mantiene en alerta naranja (peligro alto) el occidente de Guerrero y el sur de Michoacán por el paso de Carlos.

En nivel amarillo (peligro moderado) se encuentran el centro y norte de Michoacán, el resto de Guerrero, el sur de Jalisco y todo Colima, y en alertas menores están algunas zonas de los estados de Sinaloa, Durango, Baja California Sur, Oaxaca, Chiapas y Nayarit.

Las autoridades recomendaron a la población extremar precauciones en los estados mencionados por lluvias y atender las recomendaciones de Protección Civil.

Según los meteorólogos, Carlos perderá fuerza en las próximas horas y se degradará a tormenta mañana a las 19.00 hora local (24.00 GMT) cuando se encuentre a 100 kilómetros al suroeste de Manzanillo (Colima).

Antes de Carlos se formaron en el Océano Pacífico Andrés y Blanca, que evolucionaron hasta convertirse en huracanes de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, de un total de cinco niveles.