El legado histórico del Comandante Ernesto Che Guevara inspiró al Frente Sandinista a conquistar el triunfo de la Revolución nicaragüense en julio de 1979, aseguró hoy el embajador de ese país en Bolivia, Elías Chévez.

"El Che es un ícono para los pueblos de Latinoamérica y del mundo. Su figura y ejemplo de revolucionario, su ideales antiimperialistas, internacionalistas, siempre estuvo presentes en aquellos hombres que derrocaron al dictador Anastasio Somoza", resaltó Chévez en exclusiva a Prensa Latina.

Chévez recordó que el pensamiento internacionalista del Che se corroboró en su país, cuando a raíz del triunfo sandinista, miles de médicos, científicos, constructores, maestros y entrenadores cubanos, brindaron sus servicios desinteresados en Nicaragua.

Otro ejemplo, agregó, son los cientos de médicos cubanos que recientemente ayudaron a eliminar el ébola en África, y otros tantos de ellos que se trasladaron a Nepal, tras el terremoto que devastó hace unas semanas ese país y que dejó miles de muertos.

"Al cumplirse 87 años de su natalicio, el legado del Che está presente, su fe por la humanidad, su amor por la paz que defendió a costa de la vida misma, sus convicciones revolucionarias, no fenecerán jamás porque constituyen ejemplo para las presentes y futuras generaciones", aseveró Chévez.

Los festejos por el aniversario 87 del natalicio del Comandante Ernesto Guevara de la Serna, se desarrollaron aquí en la localidad de El Alto, con la presencia del ministro consejero de la Embajada de Cuba, Eric Valdés, así como de miembros del gobierno y movimientos de solidaridad con Cuba en Bolivia.