En el centro Fray de Jesús de Pamplona funciona la Escuela de Campo, que han venido a ser un apoyo importante para pequeños y medianos productores de las comunidades rurales del municipio de Ciudad Sandino, así lo certifica el especialista del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, Lenin Cruz Zelaya.

“Las orientaciones que tenemos del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, es cambiar el sistema de productividad, dejar lo que hemos venido implementando desde hace tiempo, trabajando con el químico y ahora trabajar orgánicamente, ese es el objetivo principal. El interés es diversificar y comenzar a consumir alimentos que producimos”, destacó Cruz.

Este docente graduado de la Universidad Nacional Agraria (UNA), ahora brinda conocimientos a una docena de muchachos y muchachas, todos hijos de pequeños agricultores de las comunidades de Chiquilistagua y Cuajachillo 1 y 2.

Para inculcar en estos jóvenes buenos prácticas agrícolas, están enseñando la producción de abonos orgánicos a base de estiércol, hojas y algunos otros desechos que brinda la naturaleza, para que los estudiantes puedan aplicarlos en sus parcelas o en sus patios.

“No necesitamos grandes cantidades de tierra, en nuestros propios patios podemos trabajar, producir nuestros propios alimentos en nuestro hogar”, agregó Zelaya.

Entre los jóvenes que aprenden técnicas básicas en agricultura, se encuentra Jorge Luis Pérez, hijo de una mujer protagonista del Bono Productivo Alimentario y del programa Patio Saludable, dos proyectos que persiguen brindar seguridad alimentaria a familias empobrecidas.

Jorge Luis asegura que desde que su madre es propietaria de ambos programas, ha venido aprendiendo sobre el cuido del medio ambiente y cómo incrementar la productividad de su pequeño huerto.

“He aprendido sobre el medio ambiente y cómo poder cultivar más cosas. Yo puedo sembrar cosas que antes no podía y por eso es importante que recibamos estos conocimientos. En la casa, mi madre ha sido capacitada sobre cómo elaborar abonos orgánicos y en nuestro patio tenemos sembradas cebollas, tomates y otros alimentos”, cuenta Jorge Luis.

La secundaria rural avanza en Ciudad Sandino

En este centro escolar, también funciona la modalidad de secundaria rural, que ha sido un gran punto de apoyo para jóvenes que residen en comunidades alejadas del casco urbano de Ciudad Sandino.

El delegado del Ministerio de Educación en Ciudad Sandino, profesor Rolando Rivas Zapata, manifestó que el curso avanza conforme los planes diseñados, recibiendo el apoyo de la Alcaldía Municipal que brinda el transporte y la alimentación.

Es el segundo año consecutivo de implementarse esta modalidad en toda Nicaragua, en el caso de Ciudad Sandino, hay 36 estudiantes que cursan el séptimo y octavo grado, de las comunidades Trinidad Norte, Zelaya Central, Cuajachillo 1 y 2 y barrio Los Solanos.

“Se pensó en esta modalidad como parte de la cobertura, en la permanencia de los estudios, todo como parte de la restitución de derechos en la educación. La meta es llegar hasta el undécimo grado y estamos logrando eso cada año”, comentó Rivas.

Para Alicia Mercedes, que cursa el séptimo grado (primer año de secundaria), la implementación de la secundaria rural ha sido muy importante para cumplir su meta de convertirse en veterinaria, un deseo que podrá cumplir por tener el respaldo de un gobierno sandinista.

“Gracias a estos recursos estamos aprendiendo, nos están ayudando bastante porque hay algunos muchachos que somos bajos de recursos y el gobierno nos está ayudando al ponernos recorridos, nos ayudan con la alimentación, hay que aprovechar para seguir adelante”, afirma Alicia.