Arando la tierra, sembrando, fumigando, limpiando de malezas o haciendo bancas de germinación, son entre las principales labores que están realizando en estos días los agricultores de la comarca El Cocal, del municipio de Nindirí, Masaya.

Tras varias semanas de incertidumbre climática, ellos vieron como una bendición las primeras lluvias, por lo que luego de estas, se aprestaron a sacar todos sus implementos y proceder a sembrar granos básicos, hortalizas y tubérculos.

Algunos de los que encontramos desarrollando todas estas labores agrícolas fue a los socios del colectivo de productores de la Finca La Montaña. Ellos destacaron que son privilegiados al contar con unas 100 manzanas de tierra muy productivas, donde con un buen manejo agronómico y un buen invierno, se puede sacar una excelente cosecha,

En su parcela el productor Vicente Blandón tiene sembradas tres manzanas de yuca, y está en proceso de concluir otra área de maíz y frijoles.

“Ahorita nosotros estamos esperando que refrescara bien la tierra para sembrar el frijol y el maíz, y para ser honesto estamos bien alegres, porque pensamos que vamos a pegarla (tener buenos rendimientos) este año”, anotó.

Muchos de los miembros de este colectivo son protagonistas de los programas CRISSOL. Don Vicente señaló que la prioridad ahora es que “todos sean buena paga para ir teniendo cada día mejores préstamos”.

Cambio climático no debe acabar con el campesinado

El señor Paulino Leytón Padilla afirmó que a diferencia de las ciudades donde las lluvias causan estragos, para el campesino es motivo de alegría escuchar en el cielo los truenos que anuncian las precipitaciones.

Él enfatizó que los campesinos deben aprovechar lo más que se pueda estas lluvias, pues con el Cambio Climático no hay ningún tipo de garantías de que estas sean permanentes.

“Yo soy de la opinión que el campesino debe aprovechar estas humedades”, indicó.

Diversificación cultivos

Leytón al igual que sus compañeros es un ferviente defensor de la diversificación de cultivos, y en su caso además de yuca y granos básicos, también siembra tomates y chiltomas.

Uno de los rubros con los que están experimentando y que les han dado muy buenos resultados, es el chile tabasco. El productor Eddy Solano señaló que este es un producto muy rentable al venderse como mínimo a 30 córdobas la libra.

“Esta orillita (una hilera de plantas) me está dando de 15 a 20 libras cada 8 días”, manifestó Solano.

Este productor sembró este chile en noviembre y tiene varios meses de estarle sacando frutos. Actualmente está en plena cosecha.

Mejor calidad de vida para familias

Muy cerca de la Finca La Montaña, el agricultor Ludy Gutiérrez y su mamá se encontraban trabajando un cuarto de manzana con maíz criollo y yuca con tecnología facilitada por el INTA.

“Esto me ha servido a salir adelante, a producir mejor, a tener una mejor calidad de vida para mi familia”, subrayó Gutiérrez.

Este productor tiene un pluviómetro con el cual monitorea la cantidad de precipitaciones, y aseguró que estas han caído en cantidad suficiente para garantizar el desarrollo de los cultivos al dejar suficientemente húmeda la tierra.