El Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) cobró hoy la oncena vida en Surcorea, aunque las autoridades aseveran que hay una merma en la cantidad de nuevos infectados.

Hasta ahora suman unas 120 personas las infectadas con esa variedad de dolencia semejante al Síndrome Respiratorio Agudo (SARS) que hace unos años dejó un saldo de centenares de decesos.

Un comunicado del Ministerio de Salud refiere de la poca probabilidad de otro brote masivo, en tanto que comienzan disminuir los casos con solo tres desde los 13 o 14 registrados durante miércoles y jueves últimos.

"No vemos ningún peligro de una expansión adicional", apuntó Jeong Eun-Kyeong, del Centro Coreano para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los pronósticos de los especialistas estiman que la enfermedad alcanzó su punto máximo, basados en que el virus demora dos semanas en manifestarse y toman en cuenta que el primer caso ocurrió el 20 de mayo pasado.

Por el momento la dolencia no traspasó los umbrales de dos o tres hospitales, aunque poco más de tres mil 500 personas continúan en cuarentena por presuntos contactos con los enfermos.

Sin embargo, los rumores y temores de expansión de la dolencia originaron el cierre de unas dos mil 800 escuelas y jardines de párvulos.