El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, advirtió hoy lo peligroso que resultaría una salida de Grecia de la Eurozona, ante la falta de un acuerdo financiero sostenible.

Tales declaraciones se conocieron después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reuniera con la canciller federal alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, para acelerar las negociaciones en cuanto a la deuda griega.

El portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice, aseguró que ese organismo ve grandes diferencias en los asuntos claves, por lo que no hay avances para lograr las reformas que el país heleno deberá aplicar.

De esos cambios dependerá el acceso a los siete mil 200 millones de euros del rescate, a tan solo 20 días de la fecha tope de la prórroga del programa de reformas.

Los acreedores de Atenas ahora le exigen Grecia que para cumplir sus objetivos fiscales debe hacer un cambio en las pensiones, bajo el pretexto de que esa retribución promedio en Grecia es igual a la alemana y los griegos se jubilan años antes que los germanos, cuando la economía de los segundos es sensiblemente más grande.

Al respecto, el primer ministro griego, aseguró que los líderes europeos están dispuesto a encontrar una solución viable que permita a Grecia retornar, con cohesión social y seguridad, al crecimiento y a tener una deuda sostenible.

Este miércoles trascendió que Atenas pidió a sus socios una nueva prórroga de nueve meses de su rescate financiero, acompañada por una operación en la que el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) asuma los bonos helenos que se encuentran en manos del Banco Central Europeo y que vencen en julio y agosto.