Tras el mortal terremoto de abril, Nepal sufrió anoche un alud que arrasó seis pueblos, dejando al menos 47 muertos.

Los derrumbes se produjeron en el este del país mientras la gente dormía y debido las fuertes lluvias.

Los derrumbes afectaron a varios pueblos del distrito de Taplejung, en el valle de Kangchenjunka.

Helicópteros fueron enviados al lugar para socorrer a los heridos, pero el mal tiempo está complicando las búsquedas.

Varias decenas de personas están desaparecidas, mientras un centenar de familias fueron evacuadas debido al riesgo de inundaciones.

El vicesuperintendente de la policía local, Shanti Raj Koirala, dijo que "un mar de fango, tierra y piedras sumergió muchísimas casas de al menos seis pueblos".

Nepal fue el centro, el 25 de abril, de un fuerte terremoto que hasta ahora causó 8.786 muertos, 22.303 heridos y graves daños materiales.

En las últimas 12 horas, el Centro Sismológico Europeo Mediterráneo (ESMC) registró dos réplicas del sismo de magnitud 4 y 4,6 grados.