El presidente ruso, Vladímir Putin, se mostró satisfecho por los encuentros con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, en Milán y el papa Francisco en el Vaticano en el marco de su visita de trabajo.

"Hemos trabajado bien con el jefe de Gobierno (de Italia), hemos tenido un buen encuentro con el pontífice", dijo Putin al reunirse con el presidente de Italia Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal en Roma.

El Papa regaló al mandatario ruso un medallón, al tiempo que le explicaba: “Es el Ángel de la Paz, que supera todas las guerras y habla de solidaridad entre los pueblos”. Representa a un ángel en pie que encierra con fuerza entre dos semiesferas a un dragón: la guerra.

Por su parte, el portavoz del Vaticano Federico Lombardi comunicó que en la reunión de 50 minutos cara a cara el papa pidió al líder ruso más esfuerzos para que se restablezca la paz en Ucrania.

Los interlocutores acordaron "la importancia de reconstruir un ambiente del diálogo y que todas las partes (en conflicto ucraniano) se comprometan a poner en práctica los acuerdos de Minsk", detalló Lombardi citado por el diario italiano Corriere della Sera.

El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, dijo más tarde que ambas partes manifestaron su inquietud por la situación de los cristianos en Oriente Medio, refiriéndose ante todo a "lo que amenaza a la vida de los cristianos en Siria y los conflictos que continúan" en la zona.

El representante del Kremlin lanzó duras críticas al embajador estadounidense en el Vaticano, Kenneth Hackett, quien presionó este miércoles al papa Francisco para que protestara ante el presidente Putin por el conflicto en Ucrania.

"Es un flagrante intento de reprimir la soberanía de otros países (….) algo absolutamente inadmisible en las relacioens internacionales", remarcó.

Putin viajó a Italia acompañado por el ministro ruso de Exteriores Serguéi Lavrov, el asesor para asuntos internacionales Yuri Ushakov y el portavoz Dmitri Peskov.

El presidente ruso también participó en la inauguración del día de Rusia en la EXPO 2015 en Milán.