La provincia central vietnamita Nin Thuan experimenta una de las más prolongada sequías desde comienzos de este año que causó drásticas pérdidas en la agricultura y la ganadería, informó hoy el Comité Popular ejecutivo del territorio.

Con anterioridad el ministro de recursos naturales Nguyen Minh Quang advirtió en comparecencia televisual sobre la gravedad de la situación, que describió como la peor en una década en la altiplanicie y en otras regiones vecinas.

De acuerdo con las autoridades de Nin Thuan, alrededor de 500 hectáreas de siembras de invierno-primavera se tornaron improductivas y las actividades de cultivos están amenazadas en otras 16 mil hectáreas.

Mientras tanto más de 900 cabezas de ganado entre caprino, ovino y bovino murieron como resultado de la falta de alimentos y la provincia evacuó a 17 mil 600 animales hacia otras áreas para tratar de salvarlos.

Expertos atribuyen al impacto del fenómeno llamado de El Niño el actual régimen de lluvias de unos 300 milímetros, un 40 a 50 por ciento más bajo que el promedio histórico y que como consecuencia los 20 reservorios de agua de la región se encuentran al ocho por ciento de su capacidad.

Sus efectos se hacen sentir en la población de las localidades con unos ocho mil 600 hogares en 12 comunas escasas de agua.

Para las más golpeadas se enviaron 15 millones de litros ingeribles como parte de una asistencia emergente de la Cruz Roja de Vietnam.

Asimismo se distribuyó casi dos mil toneladas de arroz a las familias afectadas, mientras se continúa acopiando este alimento para cubrir las necesidades de cerca de 19 mil residentes locales.

Quang subrayó que todas estas calamidades se deben al cambio climático en uno de los cinco países más propensos a padecerlas en el mundo con desastres naturales que le costaron entre 2001 y 2010 alrededor de nueve mil 500 pérdidas de vidas y un 1,5 por ciento del producto interior bruto.