Por segunda tarde consecutiva, la Policía Nacional continuó implementando el Plan Especial de Fortalecimiento de la Seguridad Vial “Managua Mejor” que está recibiendo el apoyo de todas y todos los conductores que transitan por las calles y avenidas de la capital.

Centenares de vehículos de todos los tamaños, motocicletas, camionetas, taxis, autobuses, autos livianos o pesados, están circulando por las calles de manera más rápida, gracias a la implementación del plan especial que involucra a 150 efectivos de la Dirección de Tránsito Nacional y del Departamento de Patrullas de Managua.

Don Horacio Amador, que circula todos los días por la Carretera Norte para ir a su trabajo, y luego para regresar a su casa en el barrio San Judas, certificó que el primer día de ejecución del plan, logró reducir en 15 minutos el tiempo en que llega a su vivienda, pues normalmente el trayecto lo hace en 45 minutos y el lunes lo hizo en 30.

Amador trabaja por el sector del aeropuerto internacional, circula parte de la carretera norte, gira a la izquierda en los semáforos de los Plásticos Robelo, para tomar la Pista Juan Pablo II, hasta la rotonda El Periodista, ahí vuelve a girar a la izquierda para buscar la Pista Suburbana y llegar hasta el barrio San Judas.

Horacio asegura que ese trayecto es un verdadero dolor de cabeza, pues además de los molestos embotellamientos que ocasiona la gran cantidad de vehículos, tiene que conducir con sumo cuidado para no provocar un accidente, otra de las razones del tráfico pesado y tedioso.

“Está muy bueno el plan de regulación, siempre la policía de tránsito se dedica a multar, y ahora miro magnífico este trabajo que están haciendo, porque el tiempo de espera se ha reducido considerablemente y eso me hizo llegar más temprano a la casa”, confesó don Horacio.

Para Alberto Aquiles, que conducía un camioncito, el plan es “tremendo” porque está reduciendo los accidentes de tránsito y agiliza la circulación por la carretera norte.

“El plan está muy tremendo, yo vengo de la zona de Santa Elena y el trayecto hasta aquí (zona de Plásticos Robelo) lo hice en 10 minutos y eso que a esta hora (4:30 pm) hay un montón de vehículos. Todo está bien y he sentido que he recorrido en menor tiempo, como nunca, el plan está perfecto”, comentó Aquiles.

El motociclista Francisco Pineda que circulaba por el sector de los semáforos de Enel (pista Juan Pablo II) reconoció que la circulación ha sido fluida, pero recomendó a los reguladores de tránsito nacional a tener mayor precaución cuando hacen los altos en las intersecciones.

“Ahora temprano me atrasé bastante, pero ahorita sí he visto que vamos rápido, claro que sí está funcionando”, dijo Pineda.

El taxista Manuel Acevedo, que todos los días busca llevar el sustento al hogar, manifestó que en las principales vías de la capital, está viendo la presencia de muchos reguladores de tránsito que están de forma coordinada dando vía.

“Sería bueno que lo hicieran todo el día. Yo he sentido mayor fluidez y por lo menos aquí que se pega (zona del 7 Sur) ha estado más rápido, porque en estos semáforos te quedás más pegado y el plan está funcionando y en carretera Masaya que anduve ayer, se miró mayor agilidad y más circulación”, aseguró Acevedo.

Marcos Solórzano coincidió en solicitar que la regulación sea los siete días de la semana y que se incluya el mediodía, otro horario que considera muy difícil para circular por las calles de la capital.

Las autoridades de la Policía de Managua, están evaluando todos los días la efectividad del plan, para mejorar aquello que podría no estar saliendo bien y para fortalecer lo que está dando buenos resultados, tal y como en efecto está ocurriendo en estos primeros dos días.

Es importante señalar que este esfuerzo debe ser complementado por la actitud que todos los ciudadanos debemos de tomar cuando estamos frente al volante, en donde se debe evitar hablar o chatear por teléfono, no invadir carril, evitar discutir o pelear con otros conductores y siempre respetar a los agentes que están regulando con el objetivo que todos lleguemos sanos y salvos a nuestros hogares y/o centros de trabajo.