El Superintendente de Bancos y otras Instituciones Financieras (SIBOIF) Víctor Urcuyo, presentó el informe de gestión del 2014 ante los diputados en la Asamblea Nacional, destacando que Nicaragua tiene actualmente un sistema financiero sólido y en constante crecimiento, además de un eficaz sistema interinstitucional de prevención de lavado de dinero.

El sistema financiero nicaragüense está conformado por seis bancos comerciales, uno de fomento y tres financieras no bancarias, las cuales fueron inspeccionadas conforme lo establece la ley.

“A diciembre del 2014, los activos totales del sistema financiero ascendieron 158 mil 883 millones, cifra que con relación al 2013, representa un incremento del 19.4%, influenciado mayormente por el crecimiento de su cartera de crédito neta con un 19.4%, para terminar al cierre del 2014 con un saldo de 98 mil 314 millones en cartera neta”, afirmó Urcuyo.

Los pasivos hasta el año pasado sumaron 141 mil 894 millones, lo que representa un incremento interanual de 19.1%, influenciado mayormente por el crecimiento de depósitos del público, los que están concentrados en depósitos a la vista y de ahorro en un 76.5%.

De acuerdo al informe, el crédito continua concentrado en el sector comercio con un 35.6%, mientras el índice de solvencia de los bancos está en un 13%, el que es ligeramente mayor al registrado en el 2013 que fue del 12.9%.

En el 2014 la rentabilidad alcanzó un retorno sobre activo en general del sistema de 2.2% y la rentabilidad sobre el patrimonio un 20.7%. El índice de liquidez se ubicó en un 33.4%, lo que demuestra la sanidad del sistema financiero, gracias a las políticas macroeconómicas que impulsa el Gobierno Sandinista.

Otros datos destacados por Urcuyo, refleja que la industria de los seguros, también mostró signos positivos, entre esto, un incremento anual en la producción de primas netas del 19%, ascendiendo a 3 mil 867.8 millones en el 2013, incrementando a 4 mil 614.8 millones en el 2014.

Las primas cedidas que son las que se pagan al reasegurador en contra prestación de los riesgos, representan el 37% y las retenidas que son las que las compañías retienen bajo su propio riesgo, ascendieron a un 63%.

Foto: Asamblea Nacional