Alrededor de 400 familias del barrio Monseñor Lezcano recibieron en sus hogares a las agentes policiales de la Comisaría de la Mujer, Adolescencia y Niñez, y a las promotoras voluntarias de las Consejerías Familiares Móviles, quienes les compartieron el mensaje de prevención de la violencia en el hogar y destacaron la importancia de conservar la unidad familiar.

La Comisionada Mayor Erlinda Castillo, jefa de las Comisarías de la Mujer, destacó la receptividad de las familias que cada vez están mostrando mayor apertura hacia el trabajo que realiza la institución con el apoyo de las promotoras voluntarias recorriendo casa a casa cada uno de los barrios capitalinos.

“Estamos llegando también con nuestro mensaje de prevención a los niños y niñas del sector, fundamentalmente cómo desde la niñez y la adolescencia se puede contribuir a que la familia tenga armonía, paz y tolerancia. Además hemos abordado con ellos (niños) el daño que causan las drogas tanto en su salud como en su entorno y el respeto que deben tener para con sus mayores” afirmó.

Durante el recorrido de las promotoras solidarias y las agentes policiales, no se logró identificar casos de violencia, sin embargo, la prevención de este delito ha sido fundamental para evitar hechos lamentables y situaciones que provocan la desunión del núcleo familiar.

“En el primer trimestre de evaluación del trabajo realizado a través de las Consejerías Móviles nos ha mostrado que en efecto hay una disminución en cuanto a las denuncias, las familias se están apropiando que realmente los valores hay que mejorarlos y que una buena opción para el diálogo es a través de las consejerías comunitarias” añadió Castillo.

Familias aprueban trabajo preventivo realizado por la institución

Quienes en más de una ocasión han escuchado el mensaje de prevención de violencia por parte de las promotoras y oficiales de la Comisaría de la Mujer, afirman que gracias al esfuerzo que realiza el Buen Gobierno Sandinista a través de las instituciones involucradas, les ha permitido llevar una mejor calidad de vida y una excelente relación con los miembros de sus familias, donde prevalece el respeto y el diálogo.

“Gracias a Dios en mi hogar ha reinado el amor y el respeto, sin embargo considero que es importante que la Policía Nacional esté llegando a las familias para evitar que más hechos de violencia intrafamiliar se presenten, además con las visitas casa a casa las autoridades tienen la oportunidad de identificar situaciones de agresión en caso que se estén presentando” señaló Azucena López.

“Es importante que la policía esté brindando asesoramiento a las familias, a los padres y a los hijos, recordemos que la primer escuela es el hogar y muchas veces las madres nos volvemos consentidoras de hechos de violencia realizados por nuestros hijos. Como padres debemos de trabajar junto a las autoridades para que nuestros hijos crezcan en armonía y unidad, garantizando de esta manera que los jóvenes crezcan en valores” concluyó Rosa Valle.