Jason Statham ha cargado contra las películas de superhéroes y en especial contra Marvel. El actor ha asegurado que no le interesa trabajar en una cinta de este tipo porque en ellas no hay acción real y todo está creado digitalmente.

El intérprete británico se encuentra en plena promoción de su última película, Espías. En una entrevista concedida a la web italianawww.i400calci.com ha declarado que no le gustaría protagonizar una película de superhéroes porque dependen demasiado de los efectos visuales.

«Puedo coger a mi abuela y ponerle una capa. Ellos la colocan en un croma, y tienen a varios dobles entrando y llevando a cabo toda la acción. Cualquiera lo puede hacer», ha apuntado.

El último villano de la saga «Fast & Furious» ha explicado que estos proyectos no le parecen «auténticos» y que él se inspira «en las estrellas reales que pueden hacer ellos las cosas».

El actor iba a participar en la segunda temporada de Daredevil como el villano Bullseye, pero finalmente las negociaciones no han llegado a buen puerto. Quizá por eso ahora carga contra Marvel. El actor también se ha postulado para sustituir a Daniel Craig como James Bond en la saga del agente 007.

Statham, siempre ligado a películas de acción, debutó en el cine de la mano de Guy Ritchie en 1998 con «Lock & Stock». Dos años después repitió con el cineasta en Snatch: cerdos y diamantes junto a Brad Pitt y Benicio del Toro.

Más tarde protagonizó la saga de Transporter. En su filmografía también encontramos otras franquicias como Los Mercenarios o películas como el remake «The italian job».

Recientemente le hemos visto en la séptima entrega de «Fast & Furious» en el que ha dado vida a Deckard Shaw, el nuevo enemigo al que tienen que enfrentarse Dominic Toretto (Vin Diesel) y los suyos.

El 26 de este mes llegará a los cines españoles su última película, Espías, dirigida por Paul Feig y en la que ha trabajado junto a Jude Law, Melissa McCarthy y Rose Byrne.