Unos 700 habitantes de las comunidades San Luis y San Miguel del Mar, son los protagonistas de la rehabilitación del puesto de salud inaugurado este lunes en el municipio de Villa El Carmen.

El puesto de salud se ubica en la comunidad San Luis, la que junto a San Miguel, se encuentra a unos 20 kilómetros de la cabecera municipal. En época de inviernos sus pobladores quedan prácticamente aislados debido a la lejanía y los caminos enfangados, por lo que tienen que afrontar serias dificultades para salir en busca de atención en salud.

Con la inauguración del nuevo puesto se viene a dar una solución definitiva a esta demanda.

Responsabilidad compartida

Sin embargo, el proceso para hacerlo realidad conllevó un gran esfuerzo de responsabilidad compartida de la comunidad, la Alcaldía local y el Ministerio de Salud (Minsa).

De acuerdo al alcalde, Dennis Espinoza, la inversión asciende a 476 mil 210 córdobas, consistente en enmallado, cielo raso, andenes, tanque de agua, electrificación, pintura y otras obras menores.

Espinoza subrayó que además de estas dos comunidades, hay algunas comunidades del municipio de San Rafael del Sur que también podrán acceder a la atención médica.

La doctora Lidia Dávila, directora del Centro de Salud de Villa El Carmen, explicó que ahí se brindarán todas las atenciones primarias como planificación familiar, papanicolau, atención prenatal, vacunación, vigilancia y desarrollo de la niñez y consultas generales.

“Aquí tendremos a un médico y una enfermera atendiendo a la población. Esperamos que la población nos apoye cuidando el puesto de salud, ya que representa una restitución de derechos que nuestro Presidente nos está dando”, aseguró.

Niños no llevaban ni siquiera un control médico

Para la población, contar con esta unidad es un verdadero alivio, pues cuentan que en lo más crudo del invierno salir de las comunidades puede ser cosa de hasta tres o más horas.

“Nos sentimos alegres, porque si un niño se enfermaba o una embarazada estaba a punto de tener, uno no podía sacarla, porque aquí no entran ni salen vehículos en invierno”, manifestó la señora Socorro Chinchilla.

La gran mayoría de los niños de la comunidad faltan a sus citas médicas, precisamente por esta razón.

“Estoy muy contenta por mi niña, ella desde su primer control de recién nacida no ha vuelto a ir al centro de salud, pero ahora ya voy a poder traerla aquí cerca a sus controles, a sus vacunas”, dijo la joven Yesbelin Iglesias.