China expresa su desacuerdo con la aplicación de las políticas de sanciones por terceros países, incluyendo al G7, indicó este lunes el portavoz de la Cancillería china, Hong Lei, en declaraciones publicadas por el sitio web del Ministerio de Exteriores de la nación asiática.

"China ha explicado reiteradamente su posición invariable, que consiste en el rechazo de las políticas de amenazas permanentes y la aplicación de sanciones", señaló Hong Lei al ser preguntado sobre la posición del G7 respecto a las sanciones a Rusia.

Además, el representante de Exteriores de China volvió a subrayar que considera el diálogo pacífico la única solución posible al conflicto en Ucrania.

"China confía que todas las partes del conflicto cumplirán de modo adecuado los acuerdos de Minsk, continuarán apoyando el proceso de solución política de la crisis, harán el máximo esfuerzo para lograr la solución fundamental del problema", subrayó.

La presente cumbre del G7 arrancó un día antes, el domingo, al reunir a los líderes de Alemania, EEUU, Canadá, Francia, Italia, Japón y Gran Bretaña, en el castillo de Baviera Elmau.

Rusia, país que se unió al grupo en 1998, tras lo cual pasó a llamarse G8, fue apartada en 2014 tras a la incorporación de Crimea.

Anteriormente, la canciller alemana Angela Merkel declaró que el G7 "enviará una señal" a Rusias, y subrayó que el levantamiento de las sanciones depende del cumplimiento de los acuerdos de Minsk.

Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz de la crisis en Ucrania.

Las autoridades ucranianas y Occidente acusan a Rusia de estar inmiscuyéndose en los asuntos internos de Ucrania.

EEUU, la UE, y Canadá durante la primavera del año pasado implementaron el primer paquete de sanciones contra Rusia, que posteriormente fue ampliado y tomó carácter de medidas puntuales que limitaban diversos sectores de la economía.

A modo de respuesta Rusia limitó la importación de productos comestibles procedentes de los países que aplicaron sanciones en su contra, EEUU, los países de la UE, Canadá, Australia y Noruega.

Moscú declaró en reiteradas ocasiones que no es parte del conflicto en Ucrania y que participa oficialmente en calidad de mediador del proceso de solución del conflicto ucraniano.