La futura alcaldesa de Barcelona, la activista Ada Colau, se comprometió con las plataformas independentistas a impulsar un compromiso propio con el proceso constituyente que permita a los catalanes decidir sobre su futuro en España.

"El Ayuntamiento de Barcelona pondrá todas las facilidades y apoyará institucionalmente la manifestación del próximo 11 de septiembre", dijo Colau en referencia a la mayor concentración soberanista que se celebra cada año en la capital catalana y que reúne a alrededor de dos millones de personas.

Colau añadió, en una rueda de prensa conjunta con las asociaciones independentistas, que está "plenamente comprometida con el eje democrático y el derecho a decidir".

Colau, que tomará el mando de Barcelona este próximo sábado, quiso confirmar ante las dos asociaciones impulsoras del proceso soberanista que "la presencia institucional del Ayuntamiento barcelonés estará garantizada en la manifestación", incluida la suya propia.

La líder de Barcelona en Comú, la coalición que ganó las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, calificó la concentración soberanista de "amplia, democrática y popular".

La llegada de esta formación progresista al mando de la capital catalana, hasta ahora en manos nacionalistas, ha hecho saltar todas las alarmas entre los movimientos secesionistas.

Barcelona en Comú ha declarado que para su formación los temas sociales son prioritarios frente a los nacionales.

Pero Colau dijo hoy que es importante "superar el bloqueo institucional y la falta de diálogo del Estado" y estimó que los ciudadanos "viven una situación de anomalía democrática".

La futura alcaldesa recordó que ya participó el año pasado en la concentración y avanzó que este año estará también presente, al igual que otros miembros de su Consistorio, "por el carácter diverso" de su formación.

La activista dijo, sin embargo, que su coalición no tiene un alcance nacional, "por lo que no participamos en el debate de la hoja de ruta", en referencia al acuerdo firmado entre los dos partidos independentistas, el del presidente Artur Mas y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

"Somos una candidatura municipalista y debemos promover desde este ámbito que este proceso pueda avanzar", insistió.
Para Colau, el derecho a decidir es una "exigencia indisociable a las políticas democráticas y sociales que impulsamos".

La futura alcaldesa de izquierdas no aclaró, sin embargo, si el ayuntamiento de Barcelona se va a adherir a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

"Será la ciudadanía la que resuelva el debate sobre la AMI. Aún no lo hemos hablado, pero estamos trabajando en una consulta", dijo.

Colau planteó también la posibilidad de dar "libertad de voto" a sus concejales.

Cataluña tiene previsto realizar unas elecciones plebiscitarias el próximo 27 de septiembre.

De ganar por mayoría los partidos nacionalistas, la hoja de ruta prevé convocar un referéndum sobre la secesión de España 18 meses después.

La Constitución española no permite este tipo de consultas.

La formación de Ada Colau y otros partidos progresistas apoyan que se abra un proceso constituyente para reformar la Carta Magna.