Las elecciones que tienen lugar hoy en México ponen a prueba la reforma política impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, que se incluye en los cambios constitucionales y estructurales adoptados en los dos recientes años.

Los comicios tienen lugar en medio de alta conflictividad social y violencia política, pero también con reglas nuevas y un árbitro electoral de estreno, que pasará su primera prueba de fuego.

El Instituto Nacional Electoral (INE) sustituyó hace 14 meses al Instituto Federal Electoral, y estas son las primeras elecciones nacionales que organiza, en las que se renovarán los 500 curules de la Cámara de Diputados.

Unos 83 millones de mexicanos están habilitados para votar en unos comicios que serán nacionales y estatales.

Serán elegidos hoy los gobernadores de Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora.

En varios de esos estados la porfía está muy pareja, por lo que no se descartan impugnaciones al resultado de la votación.

Allí también renovarán sus legislaturas locales y ayuntamientos, al igual que en Guanajuato, Jalisco, el estado de México, Tabasco y Yucatán, mientras que en el Distrito Federal se votará por los jefes de las 16 delegaciones y los legisladores del parlamento capitalino.

Uno de los fuertes contendientes en la ciudad de México es el Movimiento de Regeneración Nacional, de reciente creación y que participa en sus primeros comicios.

Otra novedad es la de los candidatos independientes, figura que nació con la reforma político-electoral.

Sin embargo, ellos reciben un financiamiento irrisorio comparado con el que se otorga a los partidos políticos.

Jaime Rodríguez, alias Bronco, es el único candidato independiente a una gobernación en estos comicios. El Bronco pudiera dar la sorpresa en Nuevo León, pues algunas encuestas lo favorecen.

Por su parte el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, reconoció que la coyuntura es "sumamente adversa como nunca había ocurrido en el país".

Prueba de ello son los reportes de incidentes en Oaxaca y Chiapas, en los que este domingo fueron ocupadas varias casillas de votación y quemadas boletas.

Sin embargo, fuentes del INE aseguran que la jornada electoral a nivel nacional transcurre con normalidad.