Las lluvias del mes de junio se han dejado sentir con mucha fuerza, afectando a miles de familias tanto en la capital como en otros departamentos del país. Ante ello, la Iglesia Católica ha llamado a los feligreses a demostrar su amor cristiano siendo solidarios con quienes han resultado afectados por estas precipitaciones.

Durante la misa oficiada este domingo en la Catedral Metropolitana de Managua, el Vicario Rector, padre Julio Santos Dávila, señaló que las lluvias afectan sobre todo a las familias más pobres, de ahí la necesidad de que los nicaragüenses hagan suyo el ejemplo de Cristo de dar la mano al prójimo.

“Es preocupante, porque los pobres son los que más sufren, porque viven en casitas mal hechas, viven con mucho esfuerzo, van consiguiendo sus cositas para medio vivir y en una lluvia pierden todo”, lamentó el religioso.

Para Dávila la Práctica Solidaria es lo que debe salir del corazón de los fieles, sobre todo de aquellos que disponen de más posibilidades económicas.

“Allí está también nuestra Práctica Solidaria, hay que ayudar a esta gente. Esas personas que pueden, que tienen medios, que ayuden en esta situación a estas personas que han sufrido las consecuencias de estos aguaceros”, exhortó.

Afirmó que la Iglesia es una gran familia, y por tanto ha pedido a Dios y la Virgen María que derrame bendiciones sobre los miembros de esta comunidad para que nazca en todos el espíritu solidario hacia los que sufren.

Debemos adherirnos a Cristo

El Vicario Rector de la Catedral llamó también a promover el amor a Cristo entre las nuevas generaciones.

Al respecto manifestó que en el mundo hay “muchas cosas que son adversas a nuestra fe”, por lo que los cristianos deben estar cada vez más cerca al Hijo de Dios.

“Adherirnos a Cristo es reconocerlo como nuestro Señor, como nuestro Salvador”, subrayó el sacerdote.