Familias afectadas por las recientes lluvias, adultos mayores, madres solteras y personas con dificultades motoras, recibieron este sábado paquetes alimentarios de manos de los compañeros y compañeras de Promotoría Solidaria.

Esta vez, los promotores solidarios hicieron entrega de 2 mil 500 paquetes alimentarios a familias del distrito VII de la capital, sobre todo las que se encontraban en estado vulnerable por afectaciones por lluvias.

“Cumplimos el mandato del Presidente Daniel (Ortega) y la compañera Rosario Murillo, de llegar hasta cada uno de estos hogares, y asegurar los alimentos a cada una de estas familias de escasos recursos”, expresó Orlando Martínez, miembro de estas brigadas solidarias.

Expresó que el Gobierno Sandinista, trae hasta cada barrio y comunidad, el acompañamiento solidario, sabiendo que las familias se sienten muy contentas y satisfechas con esta persistente labor, en la ruta de restitución de derechos.

Muchos protagonistas de este programa, expresaron su enorme agradecimiento al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, y destacaron lo importante que son estos paquetes para el complemento de su dieta alimenticia.

“Es una importante ayuda para nosotros estos paquetes, porque en mi caso ya tengo varios días de estar enferma, y no he podido trabajar. Le doy mi agradecimiento profundo al Presidente Daniel, porque siempre nos garantiza estos productos de la canasta básica”, expresó Rosa Elena López.

“Estamos contentos. Yo sé que para muchos estos alimentos, no son la gran cosa, pero para nosotros sí son muy importantes. Es maravillosa la contribución, y ahora podremos nutrirnos más, fortalecer más nuestras comidas”, sostuvo Ricardo Fletes.

“Solo un gobierno sensible como el Gobierno Sandinista es que realmente se preocupa por los pobres, y ese es el resultado de programas como este. Los paquetes de alimentos nunca faltan aquí, han visto por mi grandemente, y por mi familia”, señaló Massiel Ordóñez.

El paquete alimentario contiene arroz, frijoles, aceite, espagueti, azúcar, avena, pinol y café; productos necesarios para completar la dieta familiar, sobre todo para las personas en estado social crítico.