Usuarios que a diario viajan a León en las unidades interlocales de la cooperativa 11 de Julio se quejaron del pésimo servicio que los conductores de estas unidades brindan a la población, así como de la falta de limpieza y mal estado de las unidades.

Este sábado varios pasajeros protestaron porque el conductor de la unidad que viajaba a León a las 7 de la mañana desatendía el pedido de los usuarios para que encendiera el aire acondicionado.

Esta cooperativa ha dicho públicamente que sus unidades cuentan con aire acondicionado durante todo el recorrido, comodidad que atrae a los usuarios, pero muchos se sienten estafados porque en realidad los conductores no lo encienden.

Por si fuera poco, cuando los usuarios reclaman son ignorados por los conductores.

Una usuaria que prefirió omitir su nombre dijo que el calor sofocante a lo interno de la unidad de transporte la llevaba con la presión baja.

Los pasajeros también se quejan que muchas unidades están arruinadas, viajan con los asientos sucios y los fines de semana acostumbran a montar borrachos que hacen de un simple viaje una odisea.