El Presidente Ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL) ingeniero Salvador Mansell, informó que en la gran mayoría de zonas, barrios o comunidades que se vieron afectadas por la interrupción de energía, a consecuencia de las lluvias de los últimos días, ya se encuentran recibiendo el servicio eléctrico.

Mansell confirmó que tras las lluvias registradas entre la noche del 2 y madrugada del 3 de junio, unas 60 mil familias se quedaron sin energía eléctrica en el país, pero debido al trabajo de los técnicos y personal de ENATREL en conjunto con Disnorte y Dissur, solamente falta por solucionar alrededor de dos mil incidencias, de estas 900 se reportan en comunidades y barrios de Managua.

Explicó que la mayoría de interrupciones del servicio se originaron principalmente por caída de árboles o colapso de postes que provocaron que las líneas se cortaran. También se trabaja en aquellos pozos de Enacal para restablecer el servicio de agua potable a la población.

Agregó que la situación pudo ser peor, dado la intensidad de las lluvias que cayó en Managua, sin embargo el Sistema de Interconectado Nacional funcionó de manera extraordinaria, gracias al permanente mantenimiento y a los recursos que se invierten para tenerlo en optimas condiciones.

“En el Sistema de Interconectado Nacional tuvimos como diez incidencias, pero de poco tiempo e inmediatamente las líneas pudieron entrar y eso permitió que regiones, municipios o departamentos no quedaran sin energía producto de esa parte del sistema”, explicó Mansell.

Pero a pesar que este sistema está óptimas condiciones, lo constante lluvia, provocó interrupciones, especialmente en las derivaciones de las líneas de distribución que atiende Disnorte y Dissur, es decir todas aquellas redes que llegan a los barrios, a las viviendas y comunidades.

“En estas si tuvimos una gran cantidad de incidencias a nivel de Managua en su mayoría y en menor grado a nivel nacional. Entre el 2 y el 3 en la madrugada estuvieron fuera, sin acceso a la energía más de 60 mil familias nicaragüenses, especialmente en la parte sur de Managua porque se salieron muchos de los circuitos que alimentan esta zona sur”.

Entre las zonas que reportaron la suspensión del servicio, se encuentran San Judas, diversas comunidades ubicadas sobre la carretera vieja a León (sector Nejapa), carretera a Masaya.

El servicio se restableció de manera paulatina en todas esas comunidades y barrios esa misma noche del 2 de junio. A eso de las diez de la mañana del miércoles, solamente estaban sin energía unas 17 mil 600 familias, a las 2 de la tarde del mismo día, la cifra se había reducido a 10 mil familias afectadas, pero al llegar la noche, solamente 4 mil 600 hogares estaban sin acceso a la energía.

“Esto nos movió en todos los barrios, en todos había ciertas dificultades para poder llegar, el problema más significativo fueron muchos árboles, lógicamente con vientos, fuertes lluvias, nos provocó caída de árboles en algunos lugares y esto sacó fuera muchas estructuras y la corriente de agua socavó muchos postes o cuando un árbol pega en un transformador, ahí nos provoca que una buena cantidad de familias puedan quedar sin energía”.

Diseñan plan para evitar interrupciones

Un caso particular fue el municipio de San Francisco Libre, municipio que hasta ayer por la mañana se restableció en su totalidad el servicio de energía. Mansell explicó que en este municipio muchos árboles cayeron sobre líneas conductoras o transformadores, lo que provocó la suspensión del servicio, pero ya está restablecido totalmente.

En horas de la mañana que Mansell brindó detalles del trabajo que realizan, afirmó que en Managua solamente contabilizaban 956 interrupciones, mientras en los departamentos se registraban otras mil, para un aproximado de 2 mil a nivel nacional. Aseguró que estas incidencias no están vinculadas con las lluvias y que al mediodía de este viernes ya estaban resueltas.

Mansell informó que se está diseñando un plan diagnóstico que va a permitir sustituir muchos segmentos "que se hace necesario cambiarlos para que no nos generen interrupciones como las que se presentaron".

Concluyó diciendo que el Gobierno Sandinista para restablecer el servicio en el menor tiempo posible en todos los hogares afectados, se invirtió un poco más de 400 mil dólares.