“No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante” manifiesta el dicho popular. Ese mal poco a poco se va destapando y los funcionarios de la FIFA acusados de corrupción siguen declarando los grandes sobornos que aceptaron durante su periodo en el máximo organismo internacional del futbol.

El ex funcionario de la FIFA, Chuck Blazer, dio su testimonio a una corte de New York, donde aseguró recibir sobornos para adjudicar las sedes de los mundiales de 1998 y 2010 en Francia y Sudáfrica respectivamente, también indicó que de 2004 hasta 2011, él y otros miembros del comité ejecutivo de la FIFA aceptaron sobornos para que Sudáfrica albergara el mundial del 2010.

Blazer se volvió informante de la FIFA, cuando dos agentes le dieron persecución en noviembre del 2011 cuando este viajaba en su motoneta en Manhattan, los oficiales lo detuvieron y le dieron dos opciones, una ir a prisión por fraude fiscal y la segunda ayudar con la investigación de corrupción en el futbol, y Blazer sin pensarlo eligió la segunda.

Blazer es el principal informante de todos los casos de corrupción que han acontecido en la FIFA, sin duda alguna ha sido la figura clave en el proceso de investigación, además grabó conversaciones a ejecutivos del organismo futbolístico donde queda en evidencia la planificación y ejecución de sobornos.

Las “crónicas de una corrupción anunciada” continúan, por si esto fuera poco el presidente de la FIFA quien todavía no ha sido implicado en la investigación renunció a su cargo hace dos días y esto es un síntoma de mal que aqueja a la FIFA, además ex vicepresidente de la FIFA Jack Warner se ha comprometido a colaborar en la investigación.

En un discurso llamado “sin tapujos” emitido en Trinidad Y Tobago el miércoles, Warner manifestó que teme por su vida, sin embargo indicó que revelará todo lo que sabe en cuanto al escándalo de corrupción que aqueja a la FIFA, sin duda alguna las revelaciones de Blazer y Warner, más la renuncia de Blatter es apenas el comienzo de la verdad sobre los actos que han empañado al futbol, deporte que no tiene la culpa de los abusos cometidos por unos pocos que solamente buscan el beneficio personal y no el del deporte.