Nicaragua expresó su respaldo al comunicado emitido por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en relación a la situación de los migrantes y refugiados en el Sudeste Asiático y el Mediterráneo.

En el comunicado, los miembros de la CELAC señalan su “profunda preocupación ante las emergencias de carácter humanitario que viven miles de seres humanos en los mares del Sudeste Asiático y del Mediterráneo”.

En este sentido, la CELAC destaca la “responsabilidad de la Comunidad Internacional en su conjunto para afrontar con la debida urgencia estas graves crisis y declaramos que frente a esta realidad debe primar la cooperación entre Estados de origen, tránsito y destino con la finalidad de poder gestionar unos flujos migratorios ordenados, regulados y seguros”.

A continuación, comunicado íntegro de la CELAC:

Comunicado de la CELAC
acerca de la situación de migrantes y refugiados
en el Sudeste Asiático y el Mediterráneo

Los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), manifestamos nuestra profunda preocupación ante las emergencias de carácter humanitario que viven miles de seres humanos en los mares del Sudeste Asiático y del Mediterráneo. Ante esos hechos, destacamos la responsabilidad de la Comunidad Internacional en su conjunto para afrontar con la debida urgencia estas graves crisis y declaramos que frente a esta realidad debe primar la cooperación entre Estados de origen, tránsito y destino con la finalidad de poder gestionar unos flujos migratorios ordenados, regulados y seguros.

La CELAC considera indispensable garantizar los derechos humanos de las personas migrantes; condena firmemente todo tráfico ilícito de migrantes; y, reprueba toda forma de criminalización de la migración.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños llama la atención sobre la prioridad que reviste la búsqueda y rescate de quienes están en riesgo de vida. Subraya la importancia de que las personas rescatadas sean tratadas de manera digna y con apego a los instrumentos internacionales de derechos humanos que les sean aplicables, incluyendo el derecho a solicitar estatus de refugiado.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños apoya los llamados realizados por distintas instancias del Sistema de Naciones Unidas e insta a que en el marco del diálogo y la cooperación se impulsen soluciones urgentes, conjuntas e integrales, que comprendan la protección humanitaria inmediata de todos quienes lo requieran y la erradicación de las causas que provocan este tipo de crisis.