Unos minutos después de la renuncia de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA, las casas de apuestas inglesas ya tenían cotizaciones para los posibles sucesores en la carrera hacia el trono.

En la primera posición de la lista aparecía el francés Michel Platini, jefe de la UEFA y principal opositor a Blatter, destaca DPA.

El ex futbolista descartó el año pasado presentarse en la elección contra su antiguo aliado y, actualmente, enconado enemigo, pero no fue tan preciso entonces sobre sus planes a medio plazo. "Todavía no es el momento de hacer algo distinto", dijo.

Ese momento podría haber llegado, aunque es dudoso actualmente que Platini pueda concitar un apoyo mayoritario en todo el mundo. Si el exganador del Balón de Oro decidiera finalmente presentarse cuatro años después, no faltan candidatos para postularse en el congreso extraordinario que tendrá lugar en algún momento entre diciembre de 2015 y marzo de 2016.

El príncipe jordano Ali bin Al Hussein, que cayó derrotado el viernes ante Blatter en las elecciones de la FIFA, y el holandés, Michael van Praag dejaron hoy su candidatura abierta.

El portugués Luis Figo, que como Michael van Praag se retiró de la carrera electoral una semana antes de la elección en favor de Al Hussein, señaló en su perfil de Facebook: "A partir de ahora debemos buscar, de forma responsable y con calma, una solución consensuada para que el mundo del fútbol y la FIFA inicien una nueva etapa de dinamismo, transparencia y democracia".

El francés Jerome Champagne, ex vicesecretario general de la FIFA, también dejó abierta la posibilidad de volver a intentarlo, después de que su candidatura para las últimas elecciones no pudiera siquiera pasar el corte inicial al no recabar suficientes apoyos de federaciones nacionales.

"No descarto nada, pero es muy muy temprano para decidirse", dijo el exdiplomático.

La UEFA, que lideró la oposición a Blatter, celebrará una reunión de sus federaciones en Berlín antes de la final de la Liga de Campeones, donde se hablará de los pasos a seguir. "Allí intercambiaré opiniones con otros", anunció Van Praag. "Entonces pensaré sobre mis próximos planes".

El problema de los europeos está en recabar suficientes apoyos entre africanos y asiáticos, tradicionales aliados de Blatter y que entre ambas confederaciones suman 100 de los 209 votos del Congreso de la FIFA.

Desde Asia, asoma la figura como posible candidato del influyente jeque kuwaití Ahmad al Fahad al Sabah, hombre clave en la elección del alemán Thomas Bach como presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) y nuevo miembro del comité ejecutivo de la FIFA.

En cualquier caso, la carrera es larga y los acontecimientos imprevisibles en una FIFA convulsionada y en ebullición.