Apple aún no tiene firmados los acuerdos con tres grandes discográficas cuando falta menos de una semana para el día en el que se esperaba que anunciara su propio servicio de música en streaming, por lo que la presentación podría posponerse, informa hoy el Wall Street Journal.

Si no se cierra el trato antes del lunes próximo, cuando comienza la conferencia WWDC de Apple, podría haber un cambio de planes, se indicó, aunque los conocedores del sector de la música creen que se conseguirá un consenso para nuevos acuerdos con Universal Music, Sony Music y Warner Music.

En cambio, el servicio de televisión de Apple, que promete acceso online a la programación de las emisoras estadounidenses, tendrá que esperar más debido a las negociaciones por los derechos, según el blog especializado Recode.

Hace poco se había informado que Apple quería lanzar el nuevo servicio este año, con el inicio de las nuevas temporadas de las series. Recode, que cita a fuentes bien informadas, señala que la firma de la manzana quiere ser la primera con emisiones de canales locales online. Los espectadores estadounidenses tienen que contratar servicios de cable o de satélite relativamente caros para poder ver los canales más populares del país.

De acuerdo con Wall Street Journal, Apple quiere ofrecer en el nuevo servicio de música acceso ilimitado a millones de canciones a cambio de una tarifa plana de diez dólares (unos 9,15 euros) al mes. Se situaría así en un nivel similar al del número uno actual en el sector, Spotify.

En versiones de prensa anteriores se hablaba de un precio más barato. Y al parecer Apple quiere conseguir que las discográficas permitan algunos meses de prueba gratis.

Por lo que se conoce hasta ahora, Apple quiere lanzar su servicio de abonados este verano en varios países, así como también su servicio gratuito de iTunes Radio a nivel internacional. Hasta ahora sólo funciona en Estados Unidos.

Apple es la empresa número uno de descarga de música de Internet, pero este negocio está en retroceso, mientras crecen los servicios de streaming, es decir en los que las canciones se escuchan pero sin bajarse de Internet.

Actualmente existe un fuerte debate sobre si los servicios de streaming deberían financiarse con publicidad y ser gratuitos o no. Las discográficas quieren acabar con esa posibilidad y la propuesta de Apple no la contempla tampoco, pero en caso de Spotify sí que juega un papel importante.