Analistas internacionales se mostraron preocupados por lo que consideran malas señales del comportamiento de la economía a nivel mundial.

Una de estas malas señales es la caída de un 10.9 por ciento en el valor de las exportaciones de Corea del Sur, la mayor desde la última recesión en agosto de 2009.

Según los expertos, esta caída es preocupante debido a que las exportaciones coreanas están vinculadas a potencias como Estados Unidos, Japón, Europa y China; eso hace que la industria exportadora de Corea sea un buen termómetro para el resto del mundo.

Hay muchos factores que contribuyen a esta situación, como el hundimiento del valor del yen japonés, que ha hecho a las exportaciones coreanas menos competitivas en relación a las exportaciones japonesas.

"Sin embargo, si un yen más débil estaba ayudando a los exportadores japoneses para ganar cuota de mercado frente a sus competidores coreanos, entonces podríamos esperar que las exportaciones coreanas tengan un desempeño inferior al resto de Asia. Sin embargo, las exportaciones del resto de la región se han comportado igual de mal que las exportaciones coreanas en los últimos años", dijo el analista Gareth Leather, de la consultora Capital Economics, citado por Business Insider.

Leather concluye que, aunque factores como el valor del yen y el dólar, podrían estar distorsionando el valor de las exportaciones coreanas, la verdad es que la “disminución de la demanda global, más que la fortaleza del won coreano frente al yen japonés, es la culpable del pobre desempeño de las exportaciones de Corea”.