A partir de hoy lunes, todos los lugares públicos cerrados y muchos otros al aire libre en Beijing tendrán que quedar 100 por cien libres de humo, incluyendo las escuelas primarias y secundarias, las gradas de los estadios deportivos y los hospitales que tratan a mujeres o niños, según el diario China Daily.

Los infractores serán sancionados con multas de hasta 200 yuanes (32 dólares), y los propietarios de los establecimientos serán castigados con un máximo de 10.000 yuanes.

"Beijing ha establecido un estándar muy alto y ahora esperamos que otras ciudades chinas y el mundo puedan seguir el excelente ejemplo de la capital", subrayó Bernhard Schwartlander, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China.

El gobierno de Beijing está formando a varios miles de inspectores quienes serán responsables de la inspección e imposición de multas, así como a miles de voluntarios comunitarios, quienes también serán movilizados para apoyar la aplicación de la regulación, de acuerdo con la Oficina de la OMS en China.

Zhang Jianshu, presidente de la Asociación del Control de Tabaco de Beijing, indicó que será difícil implementar la regulación en algunas áreas donde fumar es frecuente, tal como clubes nocturnos.

"La clave son los propietarios", agregó. "Ellos tienen la responsabilidad de asegurar la prohibición de fumar en sus establecimientos".

La capital china recibió el domingo el Premio del Día Mundial Sin Tabaco por ser líder en la adopción de una nueva y dura regulación antitabaco, expresó Shin Young-soo, director regional de la Oficina Regional del Pacífico Occidental de la OMS.

"(El premio) es un maravilloso regalo a los habitantes de Beijing, el regalo del aire limpio en los lugares cerrados y un estupendo regalo a los niños de la ciudad en el Día Internacional de los Niños, el regalo de un aire que no contiene humo de segunda mano y el regalo de la salud", comentó Shin.

Wang Benjin, subdirector del Buró de Inspección de Salud de Beijing, apuntó que depender de las multas para que la gente de deje de fumar no es suficiente.

"Esperamos que más fumadores puedan abandonar el tabaco, no debido a la estricta regulación, sino a su concienciación del daño provocado por este hábito", señaló Wang.

China cuenta con más de 300 millones de fumadores. Más de un millón de personas mueren a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco cada año, según la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar.

Justo antes de la entrada en vigor de la regulación, el Grupo MTR de Beijing colocaron carteles de control de humo en todos los trenes de la línea 4 del metro, como parte de la campaña sin tabaco de la OMS.

"Me fijé en los carteles del metro de camino al trabajo", comentó Wang, quien ha fumado más de diez años. "No será fácil dejarlo inmediatamente, pero seguro que no lo haré en las áreas prohibidas".

Beijing cuenta con alrededor de 4,2 millones de fumadores, lo que supone un 23,4 por ciento de las personas de 15 años o más edad. Este segmento de la población fuma un promedio de 14,6 cigarrillos al día, según un sondeo realizado por el Centro del Control de Enfermedad de Beijing el año pasado.

"Exhortamos a todos los ciudadanos en Beijing a apoyar los esfuerzos de las autoridades de salud de la ciudad para poner en vigor la regulación", indicó Schwartlander. "Todos nosotros desempeñamos un rol. Si ves a alguien fumar en un restaurante, dígale que pare".