Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró junto a las familias católicas de Masatepe la solemnidad de la Santísima Trinidad, festividad que se realiza después del Domingo de Pentecostés.

El misterio de la Santísima Trinidad - Un sólo Dios en tres Personas distintas -, es el misterio central de la fe y de la vida cristiana, pues es el misterio de Dios en Sí mismo.

Como es tradición, los masatepinos celebraron este día con la procesión del Señor de la Trinidad, una imagen del Cristo Negro que data de más de 300 años de antigüedad.

A lo largo del servicio religioso que se desarrolló en la parroquia de la localidad, grupos de danza y música protagonizaban números culturales en honor al Señor de la Trinidad.

Las festividades se extienden a lo largo de la semana con procesiones, velas y rezos en la casa de los mayordomos de las fiestas. La imagen recorre las principales calles del pueblo, donde es venerada por la población.

Según comentaron varios fieles devotos del Señor de la Trinidad, esta imagen es milagrosa y si se le pide con fe puede conceder favores.

“Nosotros creemos en la Trinidad, porque ha varios nos ha hecho muchos favores, curó a mi hijo de unas enfermedades y aquí andamos pagando ese favor”, dijo Lucía Rosales.

Rosibel Pérez, una anciana de 80 años, manifestó que las familias le piden al Señor de Trinidad salud, trabajo y muchas bendiciones para el pueblo nicaragüense.

“Se lo pedimos con mucha fe, amor, Paz, unidad familiar, eso es lo que necesitamos más”, comentó Pérez.

Tras la Santa Misa, la imagen del Señor de Trinidad salió en procesión para recorrer las calles del pueblo de Masatepe, donde la cultura y la fe se unen para la gloria de Dios.