La economía de EE.UU. se contrajo a una tasa anual de 0,7% en el primer trimestre del año en curso, contraria a las cifras de crecimiento esperadas, según el informe actualizado del Departamento de Comercio estadounidense.

Estas cifras representan una clara degradación de la economía en relación a la expansión del 2,2% del trimestre anterior, informa Bloomberg. Hasta hace poco el Gobierno preveía un ligero crecimiento de la actividad económica (+0,2%) en los primeros tres meses de este año. Pero este nuevo informe no es nada alentador para ese relativo optimismo.

Según el Departamento de Comercio, los principales problemas de la economía estadounidense fueron el creciente déficit comercial por la apreciación del dólar, la desaceleración de los gastos de consumo privados, la caída de la inversión en exploración de petróleo a raíz de bajos precios.

Los analistas señalan que los débiles datos del primer trimestre indican que la economía no se está recuperando de manera sólida. Mientras que la Reserva Federal ha sido cautelosa en cuanto a subir la tasa de interés, pues teme que un endurecimiento abrupto pudiera poner en peligro la tibia recuperación.