El sueño de toda madre de tener una vivienda digna y segura para su familia fue cumplido para 117 protagonistas de escasos recursos en el departamento de Chinandega, quienes recibieron las llaves de sus nuevos hogares y disfrutaron de sus nuevas calles, que fueron construidas con mucho amor para el bien de la ciudadanía por el Gobierno Sandinista,

En un acto de inauguración protagonizado por la comunidad y las autoridades del gobierno local y el instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR), las familias recibieron sus nuevas viviendas como un regalo en celebración al Día de las Madres Nicaragüenses.

Judith Silva, Presidenta Ejecutiva del Invur, destacó que la entrega de las viviendas es parte del trabajo de restitución de derechos que el gobierno garantiza para que las familias vivan dignamente.

“Aquí trabajamos en coordinación con las familias y celebración a la madre nicaragüense. Estamos entregando casas a 107 familias con una inversión total de 18 millones de córdobas, viviendas en las que hemos restituido derechos a tener mejoras con andenes, con agua potable, sus calles de concreto. Qué mejor celebración que darle este regalo a las madrecitas, a sus muchachos, que ya con estos inviernos no andarán en charcos, que siempre habrá el pensamiento para esas madres de héroes y mártires que el Gobierno Sandinista sí cumple“, indicó Silva.

Protagonistas de las nuevas viviendas y calles restituidas agradecieron al Gobierno Sandinista porque es el único que se preocupa por la seguridad de las familias.

Sobeyda Membreño, dijo que durante 17 años luchó por construir su casa, pero se le hizo muy difícil.

“Estoy contenta y feliz de tener mi casa. Celebro el Día de las Madres recibiendo mi casita. Antes mi condiciones era deplorable, lo que se llamaba casa para nosotros era cerrada con plástico, en ocasiones me mojaba pero ya gracias a Dios hoy gozamos de nuestra nueva casa“, indicó.

Julia Leticia Dávila habitante del Barrio Carlos Fonseca es una ancianita de setenta y cinco años que tenía más de 14 años de habitar en una casa hecha de tabla y en malas condiciones.

“Me siento feliz porque este día vamos a recibir una vivienda digna, porque el Gobierno, gracias a Dios, hace que estos proyectos se hagan realidad, un día en celebración a las madres con regalos grandes, voy a llevar en mis manos la llaves de mi casa, una casa que voy a disfrutar para siempre donde solamente el cementerio me va sacar de ahí, hoy se cumple ese sueño que hace años tenía”, enfatizó.

Finalmente, Cándida Rosa Ramírez, dirigente de uno de los barrios protagonistas como lo es el Limonal dijo que su comarca no es lo que ates era.

"Teníamos de vivir 17 años sin que ningún gobierno pusiera ojos en nosotros, con calles desastrosas, casas incluso cayéndose, en invierno nos mojábamos tanto en las casas como a la hora de salir a las calles porque se inundaba, ahora estamos con un proyecto que uno nunca se imagina, un sueño que ahora es posible. Le damos gracias al gobierno que se fijó en nuestra pobreza, tener calles alegres y viviendas dignas es una felicidad y sobre todo una Bendición para todos nosotros habitantes de este barrio”, afirmó.