Los incendios son perfectamente prevenibles, pero un acto de irresponsabilidad o de simple imprudencia puede provocar que en cuestión de minutos se desate un siniestro de grandes proporciones.

Ante ello el Gobierno Sandinista, a través de la Dirección General de Bomberos (DGB), no se cansa de exhortar a la ciudadanía a tomar todas las medidas de prevención necesarias para evitar incendios, ya que la ocurrencia de estos puede no solo ocasionar cuantiosas pérdidas materiales sino también la muerte.

El Jefe de la DGB, Comandante Ramón Landero, aseguró que esta semana ocurrieron tres incendios donde quedó de manifiesto la importancia de tomar en cuenta las recomendaciones de las autoridades.

El más representativo ocurrió el día jueves a eso de las 12:50 del medio día en el barrio Israel Galeano, donde dos humildes viviendas y parte de una iglesia evangélica fueron consumidas por las llamas.

Landero explicó que el incendio se dio cuando en la casa de la señora Karen Peralta, un niño olvidó que tenía cocinado frijoles en una cazuela, la cual se derritió, incendiándose una mesa de madera y posteriormente todos los alrededores.

“Esto se pudo haber evitado. Si alguien está cocinando debe ser alguien responsable que esté al cuido de la cocina, que esté al cuido del gas, que esté al cuido del sistema eléctrico, que esté al pendiente que no se nos salga de la mano una situación”, indicó el jefe de bomberos.

“Es lamentable que se hayan quemado dos viviendas, es lamentable que dos familias hayan quedado en el desamparo”, aseguró.

Otro de los hechos ocurrió un poco más temprano, a eso de las 8:20 de la mañana, del edificio Armando Guido, 2 cuadras abajo, 2 cuadras al norte. Ahí hubo un cortocircuito en una distribuidora de materiales de limpieza. Landero señaló que uno de los conductores rozaba el techo de zinc sin tener la protección adecuada, de tal forma que la fricción energizó el zinc provocándose un conato de incendio que rápidamente fue sofocado por las unidades de bomberos.

El tercer hecho fue un incendio en una vivienda en la comunidad Las Lomas, en la carretera hacia San Sebastián de Yalí, departamento de Jinotega. La vivienda se quemó producto del recalentamiento de una regleta eléctrica. El Jefe de la DGB explicó que en la regleta estaban conectados cuatro artefactos y no dos, que es lo recomendable.