Las mujeres del municipio de San Francisco Libre tienen muchas razones para celebrar el Día de las Madres, la última de ellas es la inauguración de la nueva y acogedora Casa Materna "Catalina Leiva" que promoverá vida y salud entre las familias de este lugar ubicado a 76 kilómetros de Managua.

En esta Casa Materna podrán ser atendidas mujeres que viven en comunidades rurales de difícil acceso, las que serán monitoreadas de manera integral por los médicos del Centro de Salud.

La nueva Casa Materna se inauguró en un ambiente de regocijo, de celebración y de comunidad, en la que asistió la población, las autoridades municipales y políticas del FSLN.

El alcalde José Ángel Velázquez, calificó como muy especial este día, porque por primera vez en la historia el municipio cuenta con una Casa Materna que dará protección y atención a mujeres que puedan presentar complicaciones durante su embarazo.

“Esto ha sido posible gracias a una voluntad de un gobierno, como el del comandante Daniel Ortega, de la compañera Rosario Murillo, que está pendiente cada día, cada hora de todo un país y por cada una de las personas de este país, y hoy son a las mujeres que se les está dando esta condiciones hermosas y buenas”, mencionó Velázquez.

La nueva Casa Materna fue diseñada de tal manera, que en un futuro cercano se pueda seguir ampliando para atender a más mujeres, una prioridad del gobierno y de la municipalidad.

El doctor Pedro Ramírez, director del Centro de Salud, manifestó que están dando intención integral a las embarazadas, las que diariamente son chequeadas “para que se sientan que están en su casa”.

“Hay una atención en salud integral, tenemos la parte de sus controles prenatales, la atención especializada porque contamos con un ginecólogo para valorar los problemas que puedan tener las embarazadas en relación al estado del bebe”, señaló Ramírez.

Agregó que el principal objetivo de las Casas Maternas, es reducir las muertes maternas y neonatales, algo que está ocurriendo gracias a los programas en salud que impulsa el Gobierno Sandinista, lo que ha sido reconocido y premiado por la OPS/OMS.

Es una bendición de Dios

Las principales protagonistas de este programa de las Casas Maternas, calificaron como una bendición de Dios, el tener un espacio donde son atendidas y cuidadas para alegría de las familias.

Entre estas mujeres se encontraba Marisela Suárez, originaria de la comunidad El Mayro, quien ya tiene cumplido los nueve meses de embarazo, y desde hace una semana está siendo atendida por los médicos.

“Todo bien en la atención, esto nos ayuda, nos beneficia, la atención es muy bonita y como no somos de aquí cerca, nos trajeron y me han atendido muy bien, los médicos me han hechos exámenes y gracias a Dios mi hijo está en buen estado, en las próximas horas va a nacer”, señaló Marisela.

"Ha sido una atención excelente, nos han hecho ultrasonidos, los controles están bien, me dan mis vitaminas, toda la atención está bien y hasta los exámenes han salido bien gracias a Dios", agregó Eloina Guevara.

Una heroína que amó a su prójimo

La Casa Materna de San Francisco Libre, lleva el nombre de la enfermera “Catalina Leiva” una ejemplar mujer que se adentraba en las comunidades rurales de este municipio para atender a [email protected] [email protected], a las mujeres embarazadas y niñ@s que requerían cuidados inmediatos.

Catalina fue una mujer muy querida por el pueblo de San Francisco Libre, pues la recuerdan entregando su vida y su profesión de enfermera, en aquellos años que gobernaron las administraciones neoliberales, que daban poca o cero atención al sistema de salud del país y particularmente en los municipios pobres y lejanos. Leiva falleció recientemente, víctima de una enfermedad natural.

“Mi madre era una persona que se relacionada con toda la población, no le importaba el día, el tiempo, ni la hora para atender a una personas, siempre estaba dispuesta a atender a las mujeres, siempre que la buscaban se iba, ya sea a pie, a caballo, en moto, en bicicleta, por eso ahora que veo esta Casa Materna, puedo decir que se le cumplió el sueño a mi madre, ella soñaba con una casa de este tipo, estuviera alegre”, comentó Karen Padilla Leiva, hija de doña Catalina.