La Policía Nacional en conjunto con el Ministerio de la Familia y las promotoras solidarias voluntarias han recorrido el Mercado Oriental llevando a los comerciantes el mensaje de la necesidad de fortalecer la comunicación y la convivencia dentro de sus familias.

Con este trabajo lo que se busca no es solo esperar que ocurra un hecho y que las comerciantes lo denuncien, sino llegar, hablar con ellas y que se apropien de una nueva forma de vida en el hogar, sustentada en el respeto, el amor y la complementariedad con sus parejas.

La Comisionada Mayor Erlinda Castillo, Jefa Nacional de las Comisarías de la Mujer, aseguró que este trabajo interinstitucional está teniendo muy buena acogida por parte de la población.

“Pensamos que en la medida que la gente lo vaya interiorizando, lo vaya poniendo en práctica, van a ir viviendo mejor las familias nicaragüenses”, explicó.

Para los comerciantes esta movilización es de suma importancia, pues representa un esfuerzo más para hacer de las familias un espacio mejor para todos sus miembros.

“Es un mensaje muy importante porque esto nos viene a poner de cara a que hagamos un cambio de actitud para la crianza de nuestros hijos”, indicó Melba Sánchez.

“Esto va a venir a facilitar que tengamos familias más fortalecidas” expresó Sánchez.

En este mercado la gran mayoría de comerciantes son mujeres, y como mujeres son las principales responsables de promover los valores en sus hijos.

Auxiliadora Hernández manifestó que antes para exponer este tipo de casos tenían que ir hasta las delegaciones policiales, a diferencia de ahora que las instituciones son las que llegan a ellas para conocerlos.

“Ese es un gran valor que hay, es una gran oportunidad, porque así una persona que está pasando por estas circunstancias se siente con confianza de exponer un problema ante la Policía”, subrayó.

Con estas consejerías se están llegando no solo a los mercados, sino a todos los municipios, comunidades, barrios y hogares de Nicaragua.